Dom. 23. Ene 2022, Santa Fe - Argentina
De todo

ARGENTINA: UN AERO-REPRESOR CONDENADO

ARGENTINA: UN AERO-REPRESOR CONDENADO

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  El comodoro retirado Jorge Alberto Espina fue condenado a 14 años de prisión. Ha sido hallado respondable de crímenes de lesa humanidad en perjuicio de diez víctimas.

Lo resolvió el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 2 de esta ciudad, que investigó los delitos cometidos durante la última dictadura cívico militar. Hechos producidos en el CCD (centro clandestino de detención y tortura) conocido como Virrey Cevallos.

Hasta último momento el condenado sostuvo que "no sabía nada" (¿?) de lo acontecido en el CCD del portño Barrio de Monserrat y que funcionó bajo la órbita de la Fuerza Aérea.

Afirmó que "no cometió los delitos que se le imputaban; no recibió órdenes, ni participó" en las sesiones de torturas en ese sitio.

El tribunal (Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y Javier Ríos), con la intervención del fiscal general Pablo Ouviña, resolvió que los delitos investigados debían ser considerados como crímenes de lesa humanidad y condenó a Espina a la pena de "14 años de prisión, inhabilitación absoluta y perpetua" por considerarlo coautor penalmente responsable de los delitos de "privación ilegítima de la libertad, agravada por haber sido cometida por funcionario público con abuso de sus funciones o sin las formalidades prescriptas por la ley y por mediar violencia y amenazas", como así también por "su duración de más de un mes en concurso ideal con la imposición de tormentos en relación con las condiciones de cautiverio impuestas reiterado en tres ocasiones en perjuicio de Carlos Daniel Gurbanov, Miriam Liliana Lewin y Osvaldo Antolín".

Tales delitos concurren -entre otros-, con los reiterados en nueve ocasiones en perjuicio de Juan Crisoto Alcaráz, José Oscar Osuna, Osvaldo Antonio López, Vilma Gladys Aoad, Osvaldo Gabriel Lanzilloti, Jorge Augusto Lorenzo y Alejandro Andrés Lorenzo.

Dichos crímenes de lesa humanidad fueron cometidos en 1977; el CCD se ubicó en calle Virrey Cevallos 628, 630, 636 de esta capital argentina (controlada por la Jefatura II de Inteligencia de la Fuera Aérea).

En ese año, Espina era vicecomodoro de la Fuerza Aérea; fue acusado como autor mediato de los delitos de privación ilegal de la libertad --agravada por mediar violencia o amenazas-- reiterada en diez ocasiones que concurren realmente entre sí. En tres casos se encuentran agravados por durar más de un mes, en concurso ideal con el delito de imposición de tormentos en ocho ocasiones que concurren en forma real entre sí.