Vie. 27. Nov 2020, Santa Fe - Argentina
Eco-Ambiente

EL DEMONIO VOLVIÓ A AUSTRALIA

EL DEMONIO VOLVIÓ A AUSTRALIA

SIDNEY-AUSTRALIA  (PrensaMare)  Han pasado nada menos que 3.000 años desde que un ejemplar del Demonio de Tasmania (marsupial carnívoro de mayor tamaño), fue visto por última vez paseando en Australia continental.

Ahora, gracias a una tenaz iniciativa de reintroducción, han logrado reinsertar 26 de estos marsupiales que están en serio peligro de extinción. Se hace luego de 10 años de investigaciones conjuntas de tres organizaciones no gubernamentales (Aussie Ark, WildArk y Global Wildlife Conservation). Ellos seleccionaron los ejemplares más preparados para asegurar el futuro de la especie en libertad.

Se espera que estos marsupiales jueguen un papel fundamental como depredadores en el ecosistema, ayudando a equilibrar las poblaciones de otros animales como los gatos silvestres y los zorros.

Los animales fueron liberados en un santuario de vida silvestre ubicado en Nueva Gales del Sur. Tomaron parte del acto, los actores Chris Hemsworth y Elsa Pataky.

Nadie sabe el porqué la especie desapareció de Australia hace milenios. Los especialistas creen que se debiera a las acciones humanas, cuando los cazadores mataron a la mayor parte de la megafauna del continente y los demonios se quedaron sin nada que comer.

Estos marsupiales tienen el tamaño aproximado de un perro pequeño; con fuertes mandíbulas que les permiten reducir grandes cadáveres en pocos minutos.

En la década…

De 1990, la especie se vio afectada por un cáncer de boca mortal y altamente contagioso llamado Enfermedad del Tumor Facial del Diablo (DFTD). Ello provocó a que su única población silvestre (que vivía en la isla de Tasmania), quedara reducida a 25.000 ejemplares.

Los demonios de Tasmania no suponen ninguna amenaza para los humanos ni para la agricultura. La tarea de reintroducir estos animales comenzó a principios de marzo con la liberación de 15 ejemplares. Llevan collares de rastreo por radio para vigilar a los ejemplares liberados a la vez que colocaron varios cadáveres de canguros para que se alimentaran y se adaptaran a su nuevo hogar.

Cuando todos los demonios mostraron señales de prosperidad, los científicos decidieron liberar a otros 11 ejemplares y, ahora, los animales están prácticamente solos. El próximo paso será reinsertar a otros 40 demonios de Tasmania en el mismo bosque protegido en 2 años.

Además, en los…

Próximos 6 meses se liberarán otras especies autóctonas amenazadas en el mismo hábitat, como los quoles orientales, los ualabíes cola cepillo de las rocas y los bandicuts de nariz larga y los marrones meridionales. También los canguros rata de hocico largo y los canguros rata rojizos.

Se trata de pequeños mamíferos para mantener el medio ambiente limpio y sano mediante la dispersión de semillas y reducir la intensidad de los incendios forestales al escarbar entre la hojarasca y acelerar su descomposición.