Dom. 15. Dic 2019, Santa Fe - Argentina
Ámerica

SALVAJE CRIMEN DE FUTBOLISTA DE SAO PAULO

SALVAJE CRIMEN DE FUTBOLISTA DE SAO PAULO

Se investiga en suceso...

RÍO DE JANEIRO-BRASIL  Aunque parezca una noticia “armada” para “el momento justo”, ello no es así. Es simple coincidencia (¿?). Brasil asiste al triunfo electoral del fascista Jair Bolsonaro en el balotaje presidencial, y a la vez toma nota de un crimen que impacta.

Mientras algunos pensaban que los partidos de vuelta de semifinales de Copa Libertadores con Gremio y Palmeiras recibiendo a River Plate y a Boca Juniors, iban a concentrar toda la atracción futbolera del ambiente, otro hecho impactó.

Fue el macabro crimen del futbolista Daniel Correa Freitas; jugador del San Pablo, que fue hallado en un descampado y con signos de haber sido torturado. Se lo conocía como Daniel, y tenía 24 años.

Estaba jugando a préstamo en el Sao Bento, un club de la Segunda División, del estado de Paraná (en el sur de Brasil. También había jugado en Botafogo y Cruzeiro.

Lo que quedaba de su cuerpo fue encontrado en Sao Jose dos Pinhais, por dos personas que pasaban caminando por el lugar.

Había sido descuartizado: estaba decapitado y le faltaban los genitales. Este último “detalle” hace pensar a los investigadores que el caso sería enmarcado dentro de un crimen pasional o un “ajuste de cuentas” pasional.

La pésima noticia fue confirmada por el Sao Paulo en comunicado oficial, indicando la muerte del mediocampista, y donde se solidarizan con sus familiares.

Uno de los primeros policías llegados al lugar del hallazgo indicó: "Desde la aparición del cuerpo, fue una situación muy violenta. El hombre tenía dos cortes profundos en el cuello, su cabeza estaba decapitada y sus genitales estaban cortados".

Las heridas fueron provocadas por un arma blanca. Los investigadores indicaron que todavía no se confirmó si los genitales fueron cortados antes o después de su muerte, lo que es vital para determinar el posible móvil del asesinato. Los informes previos indican que Daniel no había tenido problemas previos con nadie (ni del plantel, ni amistades). Que estaba a disposición del cuerpo técnico del Sao Bento, aunque no jugó el partido del último viernes. El viernes por la noche asistió a una fiesta y luego no se tuvieron más noticias.