Lun. 14. Oct 2019, Santa Fe - Argentina
Opinión

PRENSA HOSTIL ANTE EL BOCA JUNIORS EN FORMACION

PRENSA HOSTIL ANTE EL BOCA JUNIORS EN FORMACION

Una realidad difícil con esta prensa...

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMare)  Desde que asumió, Gustavo Alfaro sufre el destrato, los reclamos, las exigencias y la mala intensión de la prensa en general. Se le exige que el equipo gane, golee, guste y por si fuera poco, forme como el periodismo desea.

Se lo compara con el River Plate de Marcelo Gallardo, “olvidándose” que éste lleva 5 años al frente del equipo. Alfaro solo lleva desde enero (8 meses). Y en en este segundo semestre, ha jugado 8 partidos, con 6 triunfos, y 2 empates. Marcando 12, y recibiendo apenas 1.

La estadística es incontrastable. Es cierto que Boca no es vistoso; pero de seguro, que ese no es el principal objetivo del entrenador. Lo que pretende, como en todo equipo en formación, es hacer conocer su idea, buscar funcionamientos y aprender dónde están las parejas que mejor coordinan.

Los que solo opinan y nunca han dirigido (ni dirigirán) absolutamente nada, desconocen de prioridades; de objetivos inmediatos y de objetivos a mediano plazo. Además, ni siquiera conocen los pormenores de un plantel. Porque la mayoría de los opinadores… no asiste ni a los entrenamientos

Boca muestra efectividad y resultados. Llamativamente, este periodismo invicto (nunca ha perdido, pues nunca jugó a nada), debería otorgarle el mismo trato que le otorgan a Diego Simeone –por ejemplo-, en cuanto a priorizar el resultadismo, y absolutamente nada de belleza. Pero no lo hacen. Se contradicen, porque en el fondo son anti-Boca.

Desde que Alfaro se hizo cargfo de Boca, ha sido –como gusta decir a muchos periodistas que respaldan a Ricardo Caruso Lombardi, por ejemplo-, que es un técnico "saca puntos". Sin embargo, ni ello le reconocen.

Desde que inicio su experiencia boquense rendondeó un envidiable 70% de efectividad en… 35 partidos. Obtuvo 21 triunfos, 11 empates y sólo 3 caídas.

Cuando juega Carlos Tévez, lo maltratan –al jugador y al técnico-. Cuando no juega Tévez, hacen lo mismo, por no ponerlo. Y ello se repite con otros jugadores.

Está claro que las “urgencias” del periodismo sangriento, no es el mismo que el proyecto que está en marcha en el club. Boca apuesta a ir conformando un equipo altamente competitivo, que –si todo marcha bien-, posiblemente aparezca con más asiduidad dentro de 6 meses. Con un año de trabajo de Alfaro. Mientras, lo importante para él y los jugadores es jugar y sumar puntos; y tratar de mejorar partido a partido.

Este proyecto se entiende, por la inversión que hizo la dirigencia, contratando o manteniendo a Tévez, Abila, Eduardo Salvio, Mauro Zárate, Jan Hurtado, y Franco Soldano.

Por lo pronto ha logrado que el arquero Esteban Andrada, aparezca en su mejor versión. Tanto es así que en lo que va de esta temporada 2019-2020 no ha recibido goles (el único gol que sufrió Boca fue ante Almagro, por la Copa Argentina, atajando Marcos Díaz). De esta forma, Andrada ya acumula 689 minutos (sin considerar los tiempos adicionales de cada encuentro).

Por el lado del ataque, Abila ha demostrado que la casaca no le pesa. En 30 partidos que arrancó de titular marcó 22 goles (desde inicios de 2018). En la era Alfaro lleva 10 en 14 juegos.

Para esta ‘impaciente’ prensa, si Andrada ataja bien, evitan destacarlo y reconocerlo y centran todos sus ataques en la defensa boquense. Si Abila anota, pasa desapercibido, y se dedican a destacar que Tévez no está en plenitud.

Una realidad dura la de sobrellevar este periodismo deportivo, marcado por el desprecio y el constante inconformismo con todo lo que sea boquense.