Jue. 02. Abr 2020, Santa Fe - Argentina
Notas

DE QUÉ SE TRATAN LOS CAMBIOS EN RUSIA…?

DE QUÉ SE TRATAN LOS CAMBIOS EN RUSIA…?

MILANO-ITALIA  (por Alessio Maturo, PrensaMare)  El 15 de enero (en su discurso anual ante las dos cámaras legislativas), el presidente de Rusia Vladimir Putin propuso cambios profundos. Entre ellos, una nueva distribución de fuerzas entre los poderes Legislativo y Ejecutivo a favor del primero. Habrá una consulta popular, e impusl una participación mayor del Parlamento en la elección del primer ministro, de los vices así como de los demás miembros del Ejecutivo y de las gobernaciones (prerrogativa del presidente).

Para los opositores estos cambiosson solo una maniobra de distracción de Putin, con el objetivo de buscar acceder a un nuevo mandato presidencial (que vence el 2024) y por ley no puede presentarse para un nuevo período.

Frente a ello, los que defienden las políticas del actual mandatario, lo que él pretende es continuar con el régimen presidencialista, pero otorgándole mayor democratización a partir del aumento de poder del Parlamento.

Y es allí cuando aparecen nuevamente los opositores a Putin sosteniendo que lo que él pretende es una transferencia de poder a futuro, para que –tras dejar la presidencia-, pueda disponer de más poder (a partir del 2024) desde afuera del Ejecutivo (pensando en que Putin continuará como legislador).

En su discurso ante el gabinete, los miembros del Tribunal Supremo y Tribunal Constitucional, los presidentes de las asambleas legislativas de las regiones rusas, las autoridades de la Iglesia Ortodoxa, diplomáticos y 885 periodistas rusos y extranjeros acreditados, Putin incluyó en la Constitución, al Consejo de Estado como agencia gubernamental.

También aceptó la renuncia de Dmitri Medvedev como primer ministro y designarlo inmediatamente como subsecretario del Consejo de Seguridad (cargo que no existía y que el presidente diseñó para Medvedev). El cual tendrá –además- los temas de seguridad y defensa. Expuso que se creará el nuevo cargo de vicepresidente del Consejo de Seguridad (el titular del mismo es el presidente). Dicho Consejo está formado por las personas de máxima confianza y seguridad del presidente.

Esta decisión echa por tierra las habladurías de “analistas” occidentales que afirman que existiría un enfrentamiento entre Putin y Medvedev. Tanto es así que con esta renuncia y cambios, Medvedev no perdió poder, sino que se ha convertido en el suplente de Putin. Este hombre ha sido la mano derecha de Putin desde 1999, cuando Boris Yelstin eligió al actual presidente como su primer ministro.

Respecto al nuevo y designado premier, Mijail Mishustin, es considerado un tecnócrata que tuvo éxitos con la modernización tecnológica que aplicó como director de la agencia de impuestos. No es muy conocido, y según los supuestos expertos en temas rusos, para unos es pro-militarista, para otros un conservador; y también aparece como un liberal…

Su llegada al cargo obedecería a otras razones. Por ejemplo, que Putin lo esté probando. Pero también una demostración en el sentido que el poder lo ejerce Putin.

Respecto a la política internacional y a los sustanciales cambios que se producen (con actores cada vez menos confiables), la legislación internacional primaba sobre las leyes de la Carta Magna rusa. Pero la enmienda propuesta por Putin establece que ahora “las decisiones de organismos internacionales tendrán validez si no entran en contradicción con la Constitución o no significa una restricción a los derechos fundamentales de la Federación Rusa”.

Está visto que Putin busca construir y aeegurar que Rusia sea un potencia con peso a nivel mundial, revirtiendo la claudicación de Yeltsin. De allí la fuerte oposición y constantes campañas de ataques y desprestigio que sufre él, y toda Rusia en general por parte de occidente.

Putin ya ha asegurado un importante papel de su país a nivel defensa. Ahora quiere avanzar en temas importaes como genética, nuevos materiales, tecnologías digitales, y la inteligencia artificial.

También le ha otorgado importancia clave a la política poblacional. Por ello afirmó que “El destino de Rusia y sus perspectivas histórica dependen de la situación demográfica”. De esa forma piensa el futuro ruso que hoy cuenta con 146 millones de habitantes, ante una China con 1.400 millones, y un EEUU con 330. De allí que haya anunciado beneficios para las parejas que quieran tener hijos.