Dom. 20. Oct 2019, Santa Fe - Argentina
Editorial

SANTA FE: ENTRE PROmesas Y PROblemas

SANTA FE: ENTRE PROmesas Y PROblemas

Panorama oscuro para el macrismo santafesino...

SANTA FE-ARGENTINA  (por Esteban DArret)  En las dos elecciones provinciales anteriores (2011 y 2015), el PRO estuvo a un paso de ganar. Aunque suene increíble y hasta tragicómico, el chistoso Miguel Del Sel, arañó la gobernación.

Finalmente debió contentarse con ser diputado nacional (¡) y embajador ante Panamá; además de sumar una condena judicial por el mal manejo de fondos de campaña (donde fue condenado).

En 2019 se elige nuevamente, y en esta oportunidad el PRO ha perdido aire. No solo por el desgaste de un Del Sel que no construido absolutamente nada (es en verdad: la anti-política), sino que desde el gobierno nacional afecta notablemente un pésimo gobierno de Cambiemos (PRO+UCR+aliados).

Inclusive hasta el 2017 el PRO realizó una buena elección al renovar legisladores nacionales santafesinos. Pero todo se va derrumbando mes a mes. Ello no significa que del otro lado, exista un camino de rosas.

No. Nada que ver. Por el lado del socialismo gobernante, sus sucesivos fracasos, su relato de una supuesta realidad presentando a Santa Fe como una isla idílica en un panorama nacional lamentable, no tiene sustento. Además deberán sumar (o restar) los votos que se marcharán con el candidato que presente el radicalismo (José Corral).

Mientras  que por el lado del peronismo, las cosas no están mejor. Porque quien se considera el candidato natural, Omar Perotti, es resistido duramente. Es cierto que se trata del reutemanista más obeidista del peronismo; pero si ello puede jugarle a favor, también le juega en contra.

Porque no puede contener (ni mucho menos representar) a todo el peronismo. Porque Perotti es el candidato más desado por el PRO Con ello ya está la explicación. Basta con analizar sus movimientos en el Congreso, para entender qué intereses representa y defiende.

El resto del peronismo es muy poco, y se distribuirá entre Maria Eugenia Bielsa y algún otro candidato. Todo ello en un contexto donde en el peronismo existen grupúsculos que buscan garantizarse algunos cargos como diputados provinciales; algún carguito de diputado nacional; y muchísimo acercamiento al socialismo

En medio de este panorama general, lo del PRO es preocupante. Porque se encuentra tercero cómodo (detrás del oficialismo provincial y el peronismo). Corral se considera el candidato de Macri; se lanzó hace meses y actúa como si fuera una figura provincial, cuando en verdad, no puede resolver los problemas de la Santa Fe que administra por segunda vez como intendente.

Por su lado su competidor, Federico Angelini es conocido en el sur provinicial, y ambos coinciden en que no “mueven para nada el amperímetro” de los votantes.

Es más: todos los que merodean en derredor de ambos tratan que sus referentes no aparezcan ‘tan pegados’ a Macri (¡). Quienes se deseperaban por aparecer en una foto con el presidente, ahora no quieren ser “arrastrados” por una imagen presidencial en picada.

Desde la Casa Rosada analizan y conjeturan: conviene una interna entre Angelini y Corral? Servirá esa disputa para “potenciar” al candidato que gane? O quien pierda “hará la suya”…?

O sea: si pierde Corral, tratará de “acordar” con el socialismo… y si pierde Angelini, tratará de hacerlo con el peronismo…?

Es sabido que lo que ocurra en la estrategia del PRO, será resuelto en Ciudad de Buenos Aires. Opinará Macri; influirá Marcos Peña; y harán sus aportes desde la ‘mesa chica’ del macrismo. Ello sin que Angelini ni Corral sean consultados. Porque solo se los considera para cumplir…

Los asesores del macrismo, han descartado que la mentada “reactivación económica” se produzca e influya favorablemente para con el PRO. Más bien van a tener que remar en contra de ese desastre que es la realidad.

Por ello se analizan otras variables, en donde la figura de un candidato ‘creíble’ y ‘representantivo’, sea capaz de revertir lo que han dejado a la provincia Macri, Del Sel y compañía. El sondeo de Carlos Reutemann no fue más que un comentario interno, que no puede avanzar a tenor de la salud del excorredor, convertido en neoperonista y devenido en macrista de toda hora…

Por ello, el PRO de las PRO-mesas se desvaneció y solo queda el PRO de los PRO-blemas.