Sab. 28. Nov 2020, Santa Fe - Argentina
Europa

CORONAVIRUS: GRAVE SITUACIÓN EN ESPAÑA

CORONAVIRUS: GRAVE SITUACIÓN EN ESPAÑA

BARCELONA-ESPAÑA  (por Adalí Moriente, PrensaMare)  Resulta evidente que occidente ha logrado establecer una suerte de blindaje informativo respecto a la situación del coronavirus, para los países que no son Europa. Aunque también dentero de este continente las informaciones se ‘suavizan’.

Efectuando un recorrido en internet y accediendo a diarios de Argentina, Chile, México, Uruguay, como de Africa y Asia se comprende que no se relata la verdad de lo que está ocurriendo con lo que hemos dado en llamar: “la segunda ola”.

Ya de por sí, dicha denominación es engañosa. Pues pretende dar a entender que existió una “primera ola” a la que se habría derrotado. Ello no ocurrió. Puede que haya habido menos enfermos durante un tiempo, pero el virus siempre continuó presente. Lo que sucedió fue que la irresponsabilidad social no hizo más que alimentar y propagar a dicho virus que simpre permaneció presente.

Además, toda la enmarañada información vertida por semanas y meses, a base de datos, comentarios, idas y vuelta, lo que dejó perfectamente en claro ha sido el déficit sanitario de los países europeos (y de España en particular), a causa de las políticas llevadas adelante durante décadas.

En lo que atañe a esta etapa de coronavirus, quedó totalmente expuesto el fracaso de las autoridades políticas y que en materia de salud se ha corrido desde atrás, esquivando muertos. Así de duro.

España sumó entre el 24, 25 y 26 de octubre 52.188 casos nuevos. Con una media semanal de 15.000 diarios. Ello se produce mientras la prensa europea muestra “alarma” porque en Irán, Argentina, o Cuba aparecen decenas, centenas o miles de casos, que –por cierto- son inferiores a los datos españoles.

En las últimas 2 semanas 1 de cada 250 españoles dio positivo en un test.

Mientras en Europa en general se comenzaron a tomar medidas más duras para evitar el movimiento y circulación de gente, en la segunda semana de octubre, España marcha con un considerable (e irresponsable) atraso a causa de las peleas políticas. Todo indica que la dirigencia española o no lee los diarios en cuanto al aumento de casos en Países Bajos, Francia, República Checa y Bélgica, o pretenden imnitar la ‘política’ de Donald Trump y Jair Bolsonaro…

Alguien puede pensar que las administraciones sanitarias no fueran conscientes de lo que se avecinaba en otoño…? No; actuaron así por incapacidad, desinterés o decidia.

Todos sabían y anticipaban que llegaba “la segunda ola” en otoño. Toda Europa analizaba y adoptaba medidas preventivas y correctivas con semanas de anticipación. La Organización Mundial de la Salud había anticipado este presente.

La respuesta es dolorosa y demuestra en manos de quiénes estamos los españoles. Porque ‘explican’ que… no imaginaron llegar a tener la cantidad de hospitalizados que se ven en estos días.

El tema es que ya durante lo que ellos llaman “la primera ola”, los datos fueron tan deficientes que nunca se pudo establecer con certeza cuál era la relación entre la cantidad de casos que hacían falta para que alguien terminara internado. Un cálculo sencillo, pero imposible para políticos y sanitaristas españoles.

El tema es que en su momento, al colapsar el sistema sanitario (y no poder recibir más internados), los enfermos debieron permanecer en sus domicilios y pese a necesitar atención hospitalaria la respuesta desde el Estado fue que el médico de cabecera llamara telefónicamente todos los días para ‘a ver qué tal’.

Si esos enfermos hubieran podidos ser hospitalizados, se podrían haber evitado cientos y cientos de muertes.

El tema está dado en que una detección temprana nos hubiera dado más margen antes de llenar hospitales. Pero ni siquiera se ha sido capaz de ello. No ha existido (ni existe) la suficiente detección temprana.

No todo termina allí; porque ni siquiera los porcentajes que maneja y da a conocer Sanidad son confiables. Ocurre que los datos en general, y particularmente los de hospitalización son claves para evaluar la situación de la pandemia en un país. Igual, y aunque se busque disimular en palabrerío o con ocultamientos, la situación en España es muy preocupante.

El domingo 25 se produjeron 1.500 ingresos hospitalarios; o sea que la semana cerró con más de 2.500 internados entre semana. Ello significa que se ha incrementado en más del 58,35% de hace dos semanas.

Este casi 60% en apenas dos semanas es para preocuparse. Por el presente, y porque preanuncia aún más casos en breve. Dentro de esta situación aparece preocupante Navarra, con uno de cada 88 ciudadanos que dieron positivo en algún en las últimas dos semanas.

Actualmente se carece de datos oficiales, pero esta “la segunda ola” está dejando más de 5.200 defunciones mensuales.