Dom. 08. Dic 2019, Santa Fe - Argentina
Ámerica

UN TAL BOLSONARO...

UN TAL BOLSONARO...

Brasil ya tiene nuevo presidente...

RÍO DE JANEIRO-BRASIL  (por Mario Ferretti)  Hasta hace 6 meses atrás pocas personas fuera de Brasil podían conocer a Jair Mesías Bolsonaro. Sin embargo era un legislador con más de una década en el cargo. Uno de los tantos que ocupan bancas en el país, y que pasan (pasaron y pasarán), con pena y sin ninguna gloria.

Sin embargo, desde el 28 de octubre de 2018 es el presidente electo de Brasil; casi nada

Originario de Campinas (cerca de Sao Paulo), nació en 1955 en el seno de una familia de origen italiano. Enrolado como militar, fue paracaidista y construyó se carrera política en Rio de Janeiro, donde fue elegido concejal en 1988. Dos años más tarde fue diputado federal. Casado dos veces, es padre de cinco hijos; se presenta como ferviente católico y furibundo enemigo de lo que pueda considerarse como “socialismo”, “progresismo”, “izquierdismo” o “comunismo”.

Entre sus expresiones que lo pintan de cuerpo entero se cuenta la de sostener que preferiría que sus hijos "muriesen en un accidente" a que fueran homosexuales (revista Play Boy, 2011); que una diputada izquierdista "No merecería ser violada porque es muy mala, muy fea" (2003); está a favor de la tortura y alienta que la policía mate delincuentes (sin necesidad que actúe la justicia).

Proclama su abierta lucha contra la corrupción, y sin embargo él mismo es el resultado del apoyo de toda una clase dirigencial brasileña manchada con las acciones más impresentables de la historia brasileña en democracia.

Intentando asemejar su discurso al de Donald Trump, su lema electoral fue: "Brasil por encima de todo. Dios encima de todos".

Quien fue candidato del pequeño Partido Social Liberal (PSL), al que aterrizó en este año, tras la primera vuelta electoral tranquilizó a “los mercados” anunciándoles que su ministro de Hacienda sería el economista ultraliberal Paulo Guedes. De esta forma les anticipó un festival de privatizaciones y de ajustes (para “sanear las cuentas públicas”).

El 7 de octubre estuvo a un pequeño paso de ganar sin necesidad de segunda vuelta. Obtuvo el 46% de los votos, y el Partido Social Liberal (PSL) se convirtió en la segunda mayor representación Diputados.