Jue. 15. Nov 2018, Santa Fe - Argentina
Opinión

PREOCUPA LA ECONOMÍA EN TURQUÍA

PREOCUPA LA ECONOMÍA EN TURQUÍA

La crisis parece haberse expandido desde lo político a otros sustratos de la sociedad turca...

ANKARA-TURQUÍA (por Michael Roberts)  La lira turca está en una crisis total. Ha perdido un 40% de su valor frente al dólar en los últimos seis meses y cayó casi un 20% en la última semana. Ha llegado la hora del juicio final para la economía del país y la errática política económica de su autocrático líder (recientemente reelegido), Recep Tayyip Erdogan.

Lo que ha desencadenado la crisis ha sido el bloqueo de activos en EEUU ordenado por Trump contra Abdulhamit Gul, ministro de Justicia, y Suleyman Soylu, ministro del Interior, por su presunta participación en la detención de Andrew Brunson, un pastor protestante estadounidense. El Sr. Brunson, que ha dirigido una pequeña iglesia en Turquía durante dos décadas antes de ser arrestado en octubre de 2016, está acusado de participar en una conspiración para derrocar a Erdogan. El pastor ha calificado los cargos como “calumnias”. Su detención es sólo uno de varios desacuerdos entre Turquía y EEUU, desde sus posturas divergentes sobre Siria hasta la compra de armas en Estados Unidos.

El pasado viernes, Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos, anunció que EEUU duplicaría el arancel sobre las importaciones de acero turco para situarlo en el 50 por ciento, porque el 25 por ciento aplicado actualmente no había sido suficiente para reducir las exportaciones turcas a EEUU. “Duplicar el arancel sobre las importaciones de acero procedentes de Turquía reducirá aún más estas importaciones que el Departamento [de Comercio] considera que amenazan la seguridad nacional”, dijo Ross.

Ese fue el gatillo, pero no la pistola que ahora se apuntó a la cabeza de la economía de Turquía. La pistola ha sido el rápido deterioro de la situación económica. Después del fallido golpe militar contra él en 2016, Erdogan puso en marcha un boom de crédito para impulsar la economía, mientras detenía a miles de personas y despedía de sus trabajos en universidades públicas y el gobierno a otras tantas. Insistió en mantener las tasas de interés bajas y bloqueó cualquier medida del Banco Central de Turquía para frenar la inflación desbocada, calificando los tipos de interés como “la madre y el padre de todos los males”.