Vie. 06. Dic 2019, Santa Fe - Argentina
Mundo

NETANYAHU IMPUTADO POR CORRUPCIÓN

NETANYAHU IMPUTADO POR CORRUPCIÓN

MILANO-ITALIA  (PrensaMare)  Luego de evitar dar a conocer la decisión para no ‘entorpecer’ dos procesos electorales consecutivos en el 2019, el fiscal general de Israel, Avichai Mandelblit, imputó al primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, por cohecho, fraude y abuso de poder en tres casos de corrupción investigados por la policía a partir de 2015.

Pero al no haber sentencia firme, no está obligado a dimitir de su cargo. Lo cierto es que se trata del primer jefe de Gobierno en ejercicio acusado de soborno en la historia del Estado.

Ningún primer ministro en actividad (Ehud Olmert dimitió en 2009 en medio del escándalo público) había sido imputado hasta ahora. Los agentes policiales constataron en el denominado caso 1.000 que Netanyahu y sus familiares recibieron entre 2007 y 2016 lujosos regalos valuados en más de 230.000 euros de manos, entre otros, del productor de Hollywood Arnon Milchan, quien pudo recibir a cambio varios millones de dólares en beneficios fiscales.

En el caso 2.000, se demostraron las conexiones del gobernante con Arnon Moses, editor de Yedioth Ahronoth (diario de mayor circulación en Israel), para contar con una cobertura favorable a sus intereses en contrapartida a medidas legales que favorecieran la difusión del rotativo.

En la investigación más grave, el llamado caso 4.000, se han analizado durante 3 años favores gubernamentales concedidos por Netanyahu que significaron beneficios fiscales de 250 millones de euros al grupo de telecomunicaciones Bezeq.

En contrapartida, esta compañía puso al servicio de los intereses del primer ministro y de su familia el portal informativo Walla.

Entre 2012 y 2017 “Netanyahu y su entorno más cercano intervinieron notoriamente y de forma regular en la redacción de los contenidos de la web Walla, al tiempo que influyeron en la designación de redactores y editores sirviéndose de sus estrechos vínculos” con los principales accionistas. El objetivo era publicar “artículos y fotos halagadores y suprimir el contenido crítico contra el primer ministro y su familia”.

Más de 140 testigos, han sido interrogados durante cerca de 4 años en un sumario de más de 800 páginas redactado por un equipo de una veintena de fiscales. El proceso penal puede durar años. Olmert, su predecesor en el cargo, tardó 7 años en ser juzgado y condenado.