Sab. 19. Set 2020, Santa Fe - Argentina
Per il paese

ITALIA Y “EL NUEVO” CORONAVIRUS

ITALIA Y “EL NUEVO” CORONAVIRUS

MILANO-ITALIA  (PrensaMare)  El 23 de agosto el país tuvo 1.210 nuevos casos en la jornada; al día siguiente fueron 947 nuevos casos. Las cantidades preocupan porque se asemejan a las de mayo pasado (en el peor momento para los italianos).

La diferencia es que el 8 de mayo la cantidad de muertos fue de 243; mientras que el 23 de agosto fueron 7 (y al día siguiente, solo 4).

Estos datos son importantes y en cierta forma, tranquilizan a las autoridades. Esta segunda oleada de la enfermedad produce menos muertes.

Lo que si llama la atención es la elevada cantidad de infectados en pleno verano europeo. Los especialistas pronosticaron que los contagios iban a aumentar cuando comenzara el frío.

Pero lo llamativo es que resulta elevada la cantidad de nuevos enfermos en la gente joven (que regresa de vacaciones). Los vacacionantes censados estuvieron en Grecia, España y Sardegna (isla italiana). El Instituto Superior de Sanidad informó que la edad promedio de contagiados y ronda los 35 años (cuando meses atrás el promedio era de los 60 años).

El tema…

Que preocupa a las autoridades es que los italianos vacacionando se habrían ‘olvidado’ de la pandemia. Dejaron de lado los cuidados, y es por ello que se reclama que ellos reflexionen. El virus sigue existiendo; no ha podido ser detenido ni controlado. Solo se aplicaron medidas de precaución y cuidado. El tema no estará solucionado hasta que no se de la respuesta con vacunas.

Ha quedado en…

Claro que este crecimiento de casos está directamente relacionado al no respeto de las reglas de precaución contra la Covid-19. Esto alcanza su máximo nivel en los vacacionantes y los jóvenes. De allí la sustancial baja del promedio de edad en los enfermos.

Nuevamente se…

Plantea el tema que más preocupa en esta situación. El problema no es tanto que los jóvenes se contagien; ellos van a sobrevivir, pero contagiarán a otras personas de mayor edad (cercanas, familiares), que no sobrevivirán.

Que mayor cantidad de jóvenes estén contagiados agrava la situación sanitaria pues significa un cambio sustancial en el cuadro de circulación general del virus. Es así que el Estado debe salir a buscar enfermos jóvenes, identificarlos (aunque no presenten síntomas), para poder contener la trasmisión.

Ante esta nueva…

Realidad, donde los vacacionantes se han convertido en un nuevo factor de riesgo, el gobierno italiano y los gobiernos regionales disponen de testeos de Covid-19 a todos aquellos que vienen de ciertos lugares (Grecia, España, Sardegna). Los tests son independientemente de la edad. Los últimos análisis determinaron que solo un 30% de los contagiados tenía síntomas.

Aquellos que no tienen síntomas pueden ser detectados reconstruyendo la cadena de contactos de cada contagiado. Se interroga si estuvieron en algunos de los sitios enunciados; si estuvieron en contacto con un contagiado, y allí se hace el test. Es la única cosa que se dispone para investigar.

Simultáneamente se…

Hacen controles en el personal de las escuelas (las clases comenzarán el 14 de septiembre) pues estos sitios podrían convertirse en centros de contagios.

En este sentido, en el país se han hecho 77.674 pruebas en un día (22 de agosto); una cantidad elevadísima comparada con meses atrás. Ello porque mejoró la capacidad del servicio sanitario, pero además porque se busca de reconstruir la cadena de contagios.

Cambió el virus…?

No. Por el momento en Italia no se puede concluir o afirmar en un cambio del coronavirus. Lo que ha cambiado es la enfermedad. Porque son más contagiados los jóvenes que las personas mayores. De allí que son menos graves los casos de coronavirus.

Se podría decir que se asiste a un cambio en las condiciones, antes que en el virus. Igualmente se debe seguir investigando.

Por lo tanto…

Lo único que puede traer tranquilidad a Italia (y el mundo) es la aparición de la vacuna, que sería para inicios del año 2021 (la primavera europea). A nivel nacional está en experimentación la vacuna del Hospital Spallanzani (de Roma).

Pero no será un tema mágico. Porque una cosa es que aparezca una vacuna autorizada, testeada y segura. Otra cosa será que ella esté disponible para un amplio sector de la población. Está claro que en el propio país (como en el resto del mundo), la vacuna no llegará al mismo tiempo para los sectores pobres y más numerosos. Estos tendrán menos posibilidad de controlar la pandemia en los propios territorios.

Y entonces…?

La preocupación mayor es cómo se hace para controlar que los países que tienen mucho dinero no compren toda la producción de un laboratorio farmacéutico para distribuirla sólo en el propio país. Si ello sucede (y es una de las grandes posibilidades en un mundo tan desigual), cómo afrontarán los países pobres (o los pobres en los propios países poderosos) esta situación…?