Sab. 20. Abr 2019, Santa Fe - Argentina
Editorial

MIGUELITO: EL CLARINETISTA "PROGRE"...

MIGUELITO: EL CLARINETISTA

El tango Cambalache en su mejor interpretación...

SANTA FE-ARGENTINA  (por Esteban D’Arret)  Nadie puede discutir que el grupo Clarín es quien le instala la agenda política a la derecha y el neoliberalismo argentino. Pero también lo hace para la “izquierda internacionalista”. Tanto que quien conduce el Partido Obrero es hermano (Natalio Wermus, queescribe bajo el alias de Ismael Bermúdez) de una de las principalísimas voces (o ‘letras’) del diario. No en vano él, Jorge Altamira (en verdad: José S. Wermus), es un abonado a todos los medios que controla el ‘clarinetismo’.

Pero para quien le quedaban dudas, el grupo también le arma la agenda a los que se autocalifican de “progresistas” o creadores de la “tercera vía”.

Tanto es así, que siguen al pie de la letra y opinan según lo que va marcando el grupo desde sus medios controlados.

En lo referido a la preocupación que demuestra el grupo y sus amigos de la alianza Cambiemos, en cuanto a la “unidad” del peronismo, ahora se ha sumado el gobernador santafesino, Miguel Lifschitz.

Quizá como forma de cortina de humo para disimular sus fracasos e incapacidades manifiestas, ha salido a seguir opinando sobre el peronismo e intrometiéndose en el interior de dicha fuerza.

Tanto es así que con un desparpajo que pondría colorados a Hermes Binner y Antonio Bonfatti (lo que ya es bastante decir…), Lifschitz anunció que "de ninguna manera" apoyará candidaturas de dirigentes del peronismo federal (Miguel Pichetto, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey…), ya que a su entender representan "más de lo mismo". Y considerándose 'el gran elector', respaldó al ex ministro de Economía Roberto Lavagna. Lo considera "algo nuevo" (¿?) y "transversal" (¿?).

El gobernador opinó de esa forma para Infobae. Y a partir de allí, sus palabras fueron replicadas en otros medios. Lo que demuestra que las famulosas inversiones que realiza su gestión en publicidad en medios capitalinos, le dar ‘resultado’, para lograr pensa nacional.

Para sustentar su nuevo discurso, Lifschitz no duda en tomar el discurso-gestión del peronimo de años atrás, al reclamar ir por “la senda del desarrollo con inclusión social”…

Respecto a la inflación la cuestionó afirmando que “tenemos una del 50%, quiere decir que algo está mal”. Aunque no realiza una autocrítica en cuanto a que su gestión es altamente inflacionaria con sus tarifazos en electricidad, agua y transporte que aplica a los santafesinos.

Un Lifschitz que con un supuesto progresismo realiza su trabajo funcional a la derecha.