Mie. 14. Nov 2018, Santa Fe - Argentina
Notas

ARGENTINA: ACUERDO E INJERENCISMO

ARGENTINA: ACUERDO E INJERENCISMO

EEUU de manera oficial respaldó el camino de lo acordado con el FMI...

SANTA FE-ARGENTINA  El FMI estableció las bases del nuevo “acuerdo” con el gobierno argentino. En verdad una nueva claudicación del gobierno de Mauricio Macri ante las exigencias del organismo. Se producirá una ampliación de u$s 7.100 millones del prestamo stand by original. O sea que de los originales u$s 50.000 millones se llega a u$s 57.100 millones (y un adelanto de desembolsos por 19.000 millones para lo que resta de este año y el 2019).

El gobierno argentino pretendía negociar sobre una base de otros 15.000 millones, y recibirá la mitad. Ello en razón de la gravedad de la situación argentina, donde el FMI quiere evitar el estallido de la economía. El anuncio lo hicieron el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde en la sede del consulado argentino en Nueva York.
De allí que, para lo que resta de 2018, los desembolsos previstos se elevan de 6.000 millones a 13.400 millones de dólares. Para el 2019, pasarán de los imaginados 11.400 millones a 22.800 millones. En ambos casos, el doble. Lo que evidencia la fragilidad de la economía argentina.
Lagarde afirmó su apoyo el gobierno al sostener que ayudará a "restablecer la confianza".

Frente a esta situación y demostrando la participación del gobierno de EEUU en toda esta negociación, tras conocerse el nuevo oxígeno para el gobierno de Macri, salió el mismísimo Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Steven I. Mnuchin, a celebrar la firma del acuerdo.
Dijo: "Celebramos el fuerte ajuste de política monetaria y fiscal propuesto por el gobierno argentino en su nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional… Apoyamos firmemente los esfuerzos del presidente Macri por mejorar sus políticas y la nueva iniciativa de política monetaria destinada a reducir las tasas de interés y la inflación, colocando a la economía argentina en un camino de crecimiento sostenible".

Expresión que demuestra el clarísimo interés de la política washingtoniana para socorrer al gobierno de Macri. Un hecho –que a la vez- es una muestra palmaria del injerensismo de ese país en la política argentina.