Lun. 20. May 2019, Santa Fe - Argentina
Notas

HABRÁ QUE VER...

HABRÁ QUE VER...

Tras el resultado del paro nacional, queda tela por cortar...

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici)  El paro nacional (de 24 / 36 horas) del martes 25 de septiembre fue contundente. Los mismos medios que otorgaban amplísima y desmedida cobertura a cualquier conflicto sectorial durante el anterior gobierno peronista (particularmente a las “marchas sociales”), fueron los que se encargaron de des-informar respecto a esta reciente protesta nacional.

Se trató de la cuarta medida de fuerza de la etapa Mauricio Macri, que mostró el más alto acatamiento (con respecto a los 3 anteriores). Ni siquiera los gobernadores -ahora aliados del oficialismo-, pudieron contra la medida.

Desde las diferentes regionales de las centrales obreras, los informes fueron coincidentes. Demostró un fortísimo rechazo al modelo económico ajustador del gobierno de Cambiemos.

Los gobernadores que forman parte del oficialismo nacional, y los que perteneciendo a la “oposición”, coincidieron en sus maniobras tendientes a intentar hacer pasar el paro (en cada uno de sus territorios) como de poca convocatoria y acatamiento.

Los primeros por su convencimiento ideológico; los segundos, porque pretender mostrarse “haciendo bien los deberes”, para poder presentarse alegremente a negociar (a futuro) alguna migaja más que les pueda otorgar el gobierno nacional. Lo cierto es que han fracasado, más allá de la incondicional ayuda de los medios de comunicación hegemónicos, y de sus incondicionales aliados regionales y/o provinciales.

También quedó en claro que existen diferencias entre la forma de convocar por parte de cada una de las centrales obreras (dos cegetistas, y tres cteaístas)… Se evidenció que el triunviro de la CGT continúa con su deseo des-movilizador. Pese a ello, se realizaron importantes salidas callejeras, como en Santa Fe, Mendoza, ciudades patagónicas…

Los sectores patronales “de peso”, que son los grandes beneficiarios de este modelo económico, exigieron, extorsionaron y “apretaron” a sus dependientes para que trabajaran. Pese a ello, no pudieron garantizar “una jornada normal”, como le había prometido al Jefe de Gabinete.

El paro mostró un acatamiento que osciló (regionalmente) de un piso del 80% a un techo del 90%. Es cierto que existieron en las áreas céntricas principalmente, comercios abiertos. Pero atendidos por dueños, o empleados que no han podido optar por no trabajar, ante las amenazas patronales. Porque, en una economía que se achica cada vez más (y sin miras de revertirse), nadie, alegremente, puede arriesgarse a la pérdida del trabajo.

Las “explicaciones” que realizaron los ‘analistas’ de los medios hegemónicos, o las que dieron desde el oficialismo nacional, en cuanto a que si hubiera habido transportes, el paro hubiera fracasado, es una especulación sin sentido. Pero que coincide con lo que en su momento –ante paros similares- decían funcionarios dictatoriales, el radicalismo post 1983 (tuvo 13 paros…), y los que en situaciones similares dirán en el futuro…

Desde las CGT y CTA manifestaron su satisfacción por el resultado. Al igual que el Frente Sindical para el Modelo Nacional (FSMN). Para recordar que sectores de izquierda, particularmente el PO (Partido Obrero) se sumó a la protesta, pero diferenciándose de las convocatorias orgánicas.

Lo cierto es que a pocas horas del resultado, desde el gobierno nacional no ha existido intensión alguna por reconocer la contundencia de la medida. Ni qué hablar de autocrítica…

Para el oficialismo nacional todo sigue igual. La mejor muestra de ello es que mientras la sociedad argentina en su amplísima mayoría se expresaba protestando (con el paro y con moviliaciones), el gobierno nacional avanzaba en un nuevo acuerdo con el FMI, y el presidente, alegremente, anunciaba en EEUU su intento re-eleccionista.

Habrá que ver si la medida es entendida por los gobernadores que presionan a sus legisladores nacionales (que representan a cada uno de sus territorios), para que aprueben el Presupuesto de hambre y ajuste que exige Macri, o si reformnulan sus posiciones…

Habrá que ver si dentro de las centrales obreras entienden que sus representados exigen un punto final al ajuste y hambre, o si continuarán con sus disputas personales y/o sectoriales…

Habrá que ver si dentro del peronismo, sus dirigentes comprenden que dicha fuerza debe ponerse a la cabeza de un Plan de Unidad y Salvación Nacional, o si todo seguirá circulando con sus acciones de “opo-oficialismo”…

Habrá que ver si los demás partidos políticos del campo nacional y popular (excluyamos de hecho al PRO, UCR, PDP…), comprenden que poco le seguirán aportando a la Nación, si mantienen posiciones sectarias, funcionales a este gobierno…

Habrá que ver