Mie. 15. Jul 2020, Santa Fe - Argentina
Opinión

EL LLANTO ADECO (por Oscar Bravo)

EL LLANTO ADECO (por Oscar Bravo)

LOS TEQUES-VENEZUELA  (por Oscar Bravo)  El otrora todopoderoso partido político Acción Democrática, en estos momentos creo que está viviendo uno de sus peores momentos, cuando el Tribunal Supremo de Justicia, decide que esa organización con fines políticos debe ajustar su estructura y funcionamiento a espacios legales y constitucionales, pero que desde hace muchos años sus actuaciones tanto internas (no hacen elecciones), como externas (son abstencionistas), no son nada democráticas…y aquella organización que una vez se autocalificó como “el partido del pueblo”, lo que queda es un pequeño partido político, que sobrevive porque tienen hasta ahora a 4 gobernadores…pero ya no es el mismo, cuando llegó estar considerado entre los tres más grandes partidos políticos latinoamericanos, junto al PRI mexicano y el APRA peruano…

¿Qué está sucediendo en estos momentos?...que el exjefe político, Henry Ramos Allup, tiene que entregar todo lo que conforma AD, (sedes, emblemas, tarjeta, colores, bienes) a una junta ad Hoc, para que reestructure y democratice a una organización con fines político, que estaba bajo un fuerte control interno, y que ahora andan llorando porque no quieren aceptar las decisiones del TSJ…queriendo vender una imagen de que son víctimas de una dictadura comunistas que no los deja ser…con un perverso y contradictorio discurso de que son atacados por un régimen político, que es totalmente intolerante con algunos sectores de la oposición…

Y éstos adecos que lloran por que los están dejando “sin su partido”, son puras “lágrimas de cocodrilo”, y es importante recordar la historia…en el llamado trienio adeco de 1945 – 1948, se les conoció como “el sectarismo adeco”, ya que no aceptaban ninguna oposición…y tenían a su brigada de choque, “los cabilleros”, quienes se encargaban de dispersar cualquier manifestación antigubernamental…y luego vino el puntofijismo (1958 – 1993), cuando en esos primeros diez años de “democracia representativa”, torturaron, asesinaron y desaparecieron a miles de personas, que pensaban políticamente diferente, que hasta se dividieron varias veces…

Eran tan sectarios en el poder, que para trabajar en la administración pública, había que presentar el carnet del partido y una carta de postulación…