Jue. 28. Ene 2021, Santa Fe - Argentina
Europa

UCRANIA: REVÉS PARA EL (VIOLENTO) OFICIALISMO

UCRANIA: REVÉS PARA EL (VIOLENTO) OFICIALISMO

VIENA-AUSTRIA  (PrensaMare)  Un dura derrota ha sufrido el presidente Volodímir Zelenski (a un año de haber ganado las elecciones). En Krivoy Rog, triunfó claramente Konstantin Pavlov, de la Plataforma Opositora Por la Vida, con el 56,97% de los votos en la segunda vuelta. Venció a Dmitry Shevchik, director de la Central GOK de Rinat Ajmetov y que representaba al partido del presidente.

Un resultado totalmente inesperado para el oficialismo, pero que demuestra el descontento popular por la gestión presidencial. Krivoy Rog es uno de los centros industriales del Estado; pero además, la ciudad natal de Volodymyr Zelensky.

Inclusive semanas antes de votarse en la ciudad, el propio presidente acudió en persona para hacer campaña por su candidato. Pero este resultado no debe sorprender, pues el oficialismo ya ha fracasado en las elecciones locales de todos los centros regionales.

Las elecciones en Krivoy Rog tuvieron la particularidad que tras la primera vuelta, el entonces alcalde Yury Vilkul sorprendentemente se retiró de las elecciones. Había ganado en esa instancia con el 44,96% de los votos, frente al 25,94% de Shevchik. Mientras que el tercero fue Pavlov (ahora ganador en segunda vuelta).

El resultado demostró que el candidato oficialista fue contundentemente rechazado por la ciudadanía.

Algunos especualaron con que el retiro del ganador en la primera instancia se debió a un ‘acuerdo’ secreto con el presidente, para posibilitar que el oficialista Shevchik triunfara (y con ello otorgarle ‘oxígeno’ político al presidente Zelensky).

Un ‘acuerdo’ que evidentemente no tuvo en cuenta el ambiente político existente en el país, que se traduce en un claro descontento con las autoridades a algo más de un año de promesas incumplidas. El voto de protesta masivo no pudo ser detendio por la pandemia.

Tanto es así que el ganador Pavlov ha conseguido en la segunda vuelta seis veces más votos que en la primera vuelta. El resultado debe entenderse, no tanto como un apoyo al partido opositor sino como castigo al oficialismo del mandatario.

Ha resultado evidente…

Que la dura huelga minera ha influído en la votación. Fue una protesta bajo tierra que duró más de un mes en las minas Oktyabrskaya, Gvardeiskaya, Rodina y Ternovskaya. Cientos de trabajadores se negaron a volver a la superficie, exigieron un aumento salarial, mejores condiciones de trabajo y la vuelta a los ascensos por experiencia para los mineros.

Fue un duro enfrentamiento donde los dueños de la combinada de hierro de Krivoy Rog (propiedad conjunta de Metinvest y Privat Group, de Ajmetov y Kolomoisky) se negaron hasta último momento a ceder, sin querer hacer concesiones a los mineros. Presionaron a los huelguistas e intentaron matarlos de hambre.

Sin embargo, los participantes en la huelga disfrutaron de un gran apoyo de los ciudadanos; organizaron protestas frente al ayuntamiento, donde los partidos opositores al presidente les brindaron su apoyo.

En medio de semejante crisis y postura popular, el mandatario no ‘interfirió’ (no intervino), lo que molestó sobremanera a los ciudadanos de Krivoy Rog. Esa decisión presidencial fue tomada como un respaldo de él para los ricos oligarcas ucranianos.

Tras negociarse y lograr los trabajadores algunas concesiones parciales de los dueños, fueron llevados a los tribunales y las autoridades ucranianas no los han protegido.

 A todo ello…

La ciudad mantiene una constante protesta pues las clínicas locales nunca estuvieron preparadas para la segunda ola de coronavirus, que se ha cobrado la vida de muchos ciudadanos.

Y ahora…?

Nada nuevo en el iniciado invierno ucraniano. Se espera que la situación siga tan mal como hasta ahora, e inclusive que empeore. Poco se sabe del país fronteras afuera, por el blindaje que los medios occidentales le brindan a un gobierno títere de Washington y de la Unión Europea.

Mientras tanto, preocupa la pandemia, continúan los apagones eléctricos, siguen los cortes en servicios de agua y gas, la inflación avanza, la guerra en el este del país no se detiene, y nada hace pensar que desde el gobierno van a detener la discriminación contra la lengua rusa. Invierno (y lo que seguirá) difícil para el país…