Jue. 15. Nov 2018, Santa Fe - Argentina
Economía

SIN “EFETE” NO HAY NAFTA

SIN “EFETE” NO HAY NAFTA

La crisis argentina pone trabas en los surtidores...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  Las estaciones de servicio argentinas afrontan otra situación crítica. Por ello directivos de la CECHA (Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina) visitaron al subsecretario de Comercio Interior, Ignacio Werner.
Plantearon el reclamo para que el estado les reduzca el 1,3% que los bancos le cobran a los empresarios que venden a través de tarjetas de crédito. También pidieron que esos mismos bancos disminuyan el plazo de 28 días para abonarles.
Es una distuación difícil para estacioneros que venden a un precio, y que al reponer combustibles, deben soportar aumentos constantes de las petroleras, y además, con los bancos reteniéndoles por casi un mes importante sumas de dineros.

Pero esa es la realidad que el proyecto económico de “libertad de los mercados”, ha instalado el gobierno de Mauricio Macri. Ello genera la pérdida constante de capital de trabajo: venden a un precio y reponen a otro mayor.

Estos reclamos comenzaron a realizarse meses atrás; y las primeras reuniones (en la entonces Secretaría de Comercio) se realizaron en enero, sin que el gobierno haya brindado alguna solución (o –al menos-, una promesa).
Lo llamativo es que luego de este último encuentro donde tampoco se llevaron una respuesta satisfactoria, los empresarios expresaron retirarse del encuentro satisfechos y con mucho optimismo” (¿?). Valoraron el ser recibidos (¿?).
Debe recordarse que estaciones trabajan con una rentabilidad impuesta por las petroleras, que determinan los precios de los combustibles y le dejan un margen de entre 8% y 10%.
La situación que soportan –por otra parte- es de un claro abuso de posición dominante por parte de Prisma, que controla la emisión de tarjetas.

Esta situación ha generado que cada vez más estaciones de servicio rechacen el vender combustibles que se paguen con tarjetas de crédito. En agosto era el 5% de las estaciones las que rechazaban esa forma de pago. A mitad de septiembre se elevó al 20%. Inicialmente ocurría en estaciones situadas en las provincias de Córdoba, Entre Ríos, Chaco y Corrientes; pero se sumaron otros territorios, y extraoficialmente trascendió que sumaría (a las 4 iniciales), otras 7. Se trata de estaciones de servicio independientes, pues las que están atadas a determinadas petroleras no pueden hacerlo (por lo menos de manera pública).