Lun. 01. Mar 2021, Santa Fe - Argentina
Opinión

LA SUMISIÓN DEL EJÉRCITO DE CAIXIAS Y… (P. Guedes y B. L. Rocha)

LA SUMISIÓN DEL EJÉRCITO DE CAIXIAS Y… (P. Guedes y B. L. Rocha)

CARACAS-VENEZUELA  (por Pedro Guedes y Bruno Lima Rocha)  La sumisión del ejército de caixias y su estúpida retórica contra Venezuela.

Introducción: servilismo colonizado y anti bolívar

Desde el inicio del gobierno de Jair Bolsonaro (foto), uno de los principales deseos de parte del entorno político y militar ha cobrado impulso, la realización de operaciones militares contra Venezuela. Durante los gobiernos de Lula y Dilma (2003-2016), tanto como el gobierno brasileño tuvo oficialmente buenas relaciones con el país vecino, políticos de carrera, personalidades vinculadas a entidades políticas de derecha y extrema derecha, el ejército e incluso miembros de la administración pública, defendió la perturbación diplomática y, si es posible, una confrontación militar con Venezuela.

Tan pronto como hubo un giro de la mesa, cuando el golpe con el apodo de impeachment derroca al gobierno central del ex ministro jefe de la Casa Civil de Luiz Ignácio, inmediatamente los senadores tucán Aloyisio Nunes Ferreira y José Serra avanzaron dispuestos a dar todo al Departamento de Estado depéim rio y petro líamigas de los gringos. En la llamada guerra de la red, con la búsqueda incesante de argumentos de espantapájaros, el país de Simón Bolívar y Ezequiel Zamora reemplazó a Cuba en el imaginario de la parte brasileña de la planta superior y más alineada con el Comando Sur y el estilo de ser "miamero" en el mundo. La pregunta que sigue es "¿por qué?".

El país sudamericano, que a lo largo del siglo XXI se ha convertido en un socio económico de considerable importancia para Brasil, tiene una característica que asusta u ofende a muchas personas en nuestro país: un proyecto político que se basaría en la interpretación chavista del pensamiento bolivariano. La estupidez de la derecha brasileña insiste en elogiar el período anterior, el del Pacto Punto Fijo, siendo este un acuerdo oligárquico entre los tres mayores partidos políticos, definido en octubre de 1958 tras el levantamiento popular que derroca a Pérez Jiménez. Cuando el expresidente Hugo Rafael Chávez Frías fue elegido en diciembre de 1998, cuando asumió el cargo en enero de 1999, su compromiso político no era romper con el pacto oligárquico, luchar contra la corrupción y erradicar la pobreza.

Dado que las finanzas y los recursos del gigante petrolero estatal tendrían que estar disponibles para el programa de distribución de ingresos, seguido de esta medida de la llamando y promulgando una nueva constitución, el derecho comenzó a retirarse del proceso político.

En abril de 2002 hubo un intento de golpe de Estado seguido de rebelión popular y contragolpe. Desde entonces, la oligarquía y los nuevos partidos de derecha nunca han competido unificados, con la excepción de abril de 2013, cuando Capriles pierde ante Maduro por un pequeño margen.  Chávez murió en marzo de ese mismo año, habiendo sido reelegido en octubre de 2012.

La política venezolana ya estaba muy preocupada con Chávez viva, se vuelve aún más dura, tanto a nivel nacional como internacional. Entre 2013 y 2016, Obama amplió los procesos de bloqueo y sabotaje, y a partir de enero de 2017 la toma de posesión de Donald Trump mientras el presidente de Estados Unidos lo radicaliza todo, incluyendo el secuestro de activos, depósitos, garantías y activos del estado venezolano.

 Volviendo al tema del “argumento del espantapájaros” en Brasil, porque la derecha brasileña y la extrema derecha odian tanto el chavismo sin Chávez, ¿así como odiaban vivo al ex teniente coronel? ¿Sería por una reproducción automática de la lista de enemigos de EE.UU.? ¿Está relacionado con el uso de los recursos de PDVSA en la promoción social? ¿Sería una crítica honesta contra el culto a la personalidad y la militarización del país?

No alimentamos ilusiones de grandeza intelectual de lo "nacional" ya.  En la ligera, en la emisión del discurso, el “bolivarianismo” sería una forma particularmente dañina de “socialismo”, ¡lo que signifique en la metástasis intelectual que afecta a los cojines y a los pollos verdes Si hay un punto de encuentro en el odio a Venezuela, esto se deriva del prejuicio que existe en Brasil contra cualquier pensamiento político-filosófico que sea diferente de la lógica servil y neocolonial que domina el pensamiento de gran parte de las élites y clases medias de aquí. Por supuesto, de qué tamaño son los Estados Unidos de América, confundiendo los intereses de la Superpotencia con esas fracciones de clase colonizadas, subalterno, racistas, explotadoras y parasitarias en gran medida.

La hostilidad contra Venezuela llega a los cuarteles

Esta era hostil Venezuela, como ya se había dicho antes, incluso estando presente en cada siglo XXI, ha alcanzado un nivel sin precedentes hasta ahora, con la realización de ejercicios militares por parte del Ejército Brasileño (también llamado Ejército "de Caxias") en la Región Amazónica, en la década de2020. En este ejercicio, llamado Amazon 2020, participaron 3.300 hombres (equivalente a un Regimiento con personal completo) de unidades de los cinco comandos militares en Brasil [1].

En este ejercicio, se simuló el siguiente escenario: un país vecino, llamado "País Rojo", invade el territorio del "País Azul", que tiene como objetivo retomar los territorios perdidos, desde una contraofensiva [2]. Aunque la elección de los colores utilizados puede dar lugar a una posible dirección ideológica, con el color rojo que se atribuye a Venezuela, vale la pena señalar que el patrón de identificación amigo/enemigo utilizado en la planificación de las operaciones se basa en el estándar de identificación utilizado por la OTAN, el estándar BLUEFOR/REDFOR [3].

Lo que suscitó sospechas sobre la ejecución del "Amazon 2020" (que se ha vuelto a publicar anualmente desde2002) es la retórica cada vez más hostil del Gobierno Federal, que en 2019 consideró participar en una posible invasión de Venezuela, junto con Colombia y Estados Unidos [4].

Esta posible operación militar no satisface ninguna necesidad formal y soberana de Brasil, porque los recursos naturales que Venezuela tiene el Estado brasileño ya posee. Pootically, una hipotética victoria contra un país sitiado, bajo un bloqueo criminal y escasos de bienes fundamentales no nos traería ningún prestigio en América del Sur. Todo lo contrario. Una probable derrota militar de la estrategia de resistencia venezolana, casualmente también defendida por el Ejército brasileño, empañaría aún más la reputación del país a nivel internacional.  Por otro lado, la turbulenta economía brasileña, entregada a diseños neoliberales desde 2015, sería un poco pequeña para las restricciones que el conflicto podría traer. Pero entonces, ¿Qué impulsa este deseo del gobierno brasileño hoy en día?

La ideología servil y nada más. No es nueva la alineación ideológica de Brasil con los Estados Unidos, que viene desde la década de 1940, al menos [5]. Sin embargo, desde 2015, hemos visto tanto a la élite política brasileña como a las fuerzas armadas   de alto rango, explícitamente alineadas con los discursos y tesis estadounidenses. Después del golpe disfrazado de impeachment, el Gobierno ha acelerado la sumisión del Estado brasileño a su poderoso norte. Esto ocurrió de dos maneras y se intensificó en el gobierno de Bolsonaro.

Las dos formas de sumisión

La primera forma de sumisión explícita fue la firma de tratados militares con los EE.UU., donde tenemos la asignación del uso de la Base Aérea de Alcántara, en Maranhao, bajo las cláusulas mínimas extrañas. Entre sus términos está la prohibición de que el personal brasileño transite en algunas zonas del complejo.

El resultado más visible de este acuerdo es la imposibilidad de desarrollar el programa espacial brasileño, que sería tomado como rehén por las gracias o garras del programa espacial estadounidense. Si fuera el caso de imitar al Imperio, tendríamos que acelerar el programa espacial brasileño en lugar de sustituirlo a un país que lidera el sector que, a largo plazo, impacta en el desarrollo de tecnologías [6].

Como si no fuera poco, todavía existe el PACT RDT&E (Acrónimo de Investigación, Desarrollo, Pruebas y Evaluación), que, según sus entusiastas, sería el primer paso para insertar empresas brasileñas en el sector de defensa estadounidense. Del mismo modo, este mismo acuerdo abre el mercado brasileño de defensa para las empresas estadounidenses [7]. Mientras que la mayoría de las empresas del sector en nuestro país son pequeñas empresas, por otro lado, tenemos la máquina de complejo industrial-militar, compuesta por empresas gigantescas, como la división militar de Boeing, o Lock heed Martin, que puede dominar y expandir fácilmente la desindustrialización de Brasil. Pueden hacerlo a través de la adquisición de empresas más pequeñas o la competencia simple, con sus ganancias en escala y experiencia.

En este punto, todavía está el reconocimiento de Brasil como un aliado prioritario extra-OTAN, que además de alejarse de la creación de soluciones locales a los desafíos de esta área, coloca a Brasil en una posición de amplificador local de los métodos americanos y tesis para América Latina. Con esto importamos y difundimos en América Latina "soluciones" que son incompatibles con los problemas de las naciones de la región [8].

La segunda forma del estrechamiento de esta alineación sin restricciones con los Estados Unidos es el envío de oficiales para servir bajo SOUTHCOM (Comando Militar Del Sur Global de los Estados Unidos). Iniciada todavía en el Gobierno de Temer, esta acción presuntamente subordinada pone en entre qué cuestión la lealtad de los oficiales que son enviados allí. En lugar de defender a Brasil, incluso en su visión idealizada por la burocracia formal, estos militares proporcionan deferencia a la autoridad extranjera, que en caso de conflicto, puede y puede ser muy problemática. Además, el salario des y militar enviado a los Estados Unidos es pagado por el contribuyente brasileño. Pagamos a aquellos que, en caso de amenaza militar, probablemente no nos protegerán. Situación vejatoria, absurda e injustificable.

El brigadeiro de la fuerza aérea brasileña David Almeida Alcoforado, ha estado en el Comando Sur desde enero de 2020 y en octubre del mismo año fue asignado como subdirector de la Dirección de Estrategia y Planes (conocida como J5), se encarga de ayudar en la planificación de las operaciones de SOUTHCOM en el área del narcotráfico [10]. Vale la pena recordar que este tema fue la excusa para las intervenciones en América Latina en la década de 1990. Además de trabajar directamente para una potencia extranjera, expansionista y no interesada en el desarrollo de Brasil, tiene que pasar por situaciones extrañas.

En julio de 2020, el entonces jefe del Comando Sur de las Fuerzas Armadas de    los Estados Unidos, Almirante Feller, en conversación con el todavía presidente Donald Trump, dijo justamente que "Brasil paga por él (el brigadier brasileño) trabaja para mí". Lo mismo se dijo para un oficial colombiano, también enviado a Southcom.

Conclusión: un conjunto de infelicidad

Desafortunadamente, todo lo que se ha descrito en este texto forma la verdad más pura, absolutamente irrefutable. Aún más desafortunada es la situación vexatiatium en la que se encuentra nuestro país, incluyendo una porción razonable de su capa dominante, más que la burocracia militar de carrera.  La estúpida retórica que siempre fusiona la política interna con la "pertenencia a la civilización o el universo de ideas absolutamente abstractas" tiende a crear aún más ceguera en la masa de ciber  repeaters, y amplía la capacidad del ejercicio cínico de la falta de razón para el interés propio. La infelicidad de estas personas es completa cuando vemos que la estúpida retórica contra Venezuela es un eco de las voluntades del Comando Sur del Imperio. Por cierto, en este caso imperialista es donde funcionarios latinoamericanos de alto rango trabajan gratis, siendo pagados por los contribuyentes de nuestros países para actuar en contra de los intereses de América Latina.

Fuentes:

[1] https://tecnodefesa.com.br/operacao-amazonia-2020-o-exercito-mostra-sua-capacidade-de-atuacao/

[2] https://www.forte.jor.br/2020/10/14/exercito-brasileiro-faz-simulacao-de-guerra-sem-precedentes-na-amazonia/

[3] https://www.alternatewars.com/BBOW/NATO_Symbols/APP-6.pdf

[4] https://www.defesanet.com.br/ven/noticia/38205/EUA--tudo-ou-nada-na-Venezuela-%E2%80%93-Brasil-a-tiracolo/

[5] https://jornalggn.com.br/artigos/acordo-militar-com-os-eua-e-volta-ao-passado-por-gilberto-maringoni/

[6] https://outraspalavras.net/desigualdades-mundo/alcantara-acordo-indigno/

[7] https://noticias.r7.com/brasil/brasil-assina-acordo-militar-com-eua-que-da-acesso-a-us-100-bilhoes-08032020

[8] http://reporterpopular.com.br/o-ocaso-da-escola-de-defesa-sul-americana-um-fracasso-planejado-da-integracao-regional-em-ambito-securitario/?fbclid=IwAR3woQEFWEJ52e94ciRTznnbSPqt8Xer1e6I2WjJWIIGrSj3QdLTYhMFh8c

[9] https://dialogo-americas.com/pt-br/articles/oficial-da-forca-aerea-brasileira-assume-subdiretoria-no-comando-sul-dos-eua/

[10] https://www.trbn.com.br/materia/I27488/comandante-americano-brasil-paga-para-brigadeiro-trabalhar-para-mim

[11] https://www.brasil247.com/blog/sugerido-pelo-embaixador-celso-amorim-o-dia-nacional-da-vergonha.