Lun. 25. Mar 2019, Santa Fe - Argentina
Notas

JULEN FUE ENCONTRADO MUERTO

JULEN FUE ENCONTRADO MUERTO

El peor desenlace que así se esperaba...

MÁLAGA-ESPAÑA  A la 1 y 25 de la madrugada del sábado, fue hallado el cuerpo del niño Julen. Tenía 2 años, y 13 días antes había caído en un pozo (para obtener agua, que fuera abandonado y sin cubrir), cuando jugaba el domingo 13 de enero en el municipio malagueño de Totalán.

Para intentar rescatarlo, durante varios días se dispuso del trabajo de más de 300 personas. Si bien se mantenía la esperanza de encontrarlo con vida, todo indicaba que ello era prácticamente imposible. No se sabía en qué condiciones quedó tras caer más de 71 metros en el poz, y donde carecía de agua y comida, y posiblemente resultara difícil el respirar.

El hallazgo fue confirmado desde la subdelegación del Gobierno.

Luego que los mineros rescatistas informaran del hallazgo del cuerpo, se activó la comisión judicial que actúa en el caso, para que se procediera a extraer el cuerpo.

El lugar es un campo familiar, donde se hizo el pozo (sin autorización comunal?), y era de unos 25 centímetros de diámetro y de 110 metros de profundidad (en la zona Dolmen del Cerro de la Corona).

El niño llegó al lugar con su familia y se encontraba jugando con otro menor, cuando se cayó. Inmediatamente se organizó un operativo para rescatarlo formado por efectivos de distintos cuerpos, pero se trataba de una tarea donde no existía experiencia, ni conocimiento del suelo, y se carecían de elementos para este tipo de rescate. Ello generó grandes dificultades técnicas, a las que se le fueron encontrando respuestas pero a costa del paso de horas y días.

Se hizo una perforación vertical (paralela al pozo por donde cayó Julen) y cuando se creyó que se estaba al mismo nivel (de proundidad) bajaron los rescatistas mineros, quienes debían unir ambos pozos con una galería horizontal. Allí se encontraron con una roca dura (cuarcita), lo que obligó a realizar 4 mini-explosiones, todo lo cual retrasó aún más el rescate.

Cada vez que hacían este proceso (de explosiones), los mineros debían subir a la superficie; esperar que se disipe el polvo y recién allí descender y continuar retirardo la roca destruída.

Estaba todo preparado en la superficie con la esperanza que Julen apareciera vivo; existía un hospital de campaña, y 3 helicópteros para trasladarlo a algún centro médico. 

El hallasgo se hizo a 72 metros de profundidad; lugar al que los mineros descendían en una cápsula especialmente construída que bajaba por el túnel (que fue entubado).