Jue. 28. Ene 2021, Santa Fe - Argentina
Ámerica

EL ASESINATO DE SILVEIRA FREITAS EN PORTO ALEGRE

EL ASESINATO DE SILVEIRA FREITAS EN PORTO ALEGRE

PORTO ALEGRE-BRASIL  (PrensaMare)  Miles de personas convocadas por organizaciones del movimiento por la defensa de los derechos de la población afrodescendiente se congregaron frente al supermercado Carrefour y demandaron justicia.

Ocurre que el viernes 20, fue asesinado a golpes un hombre negro (atacado el día antes), en un supermercado de la cadena en esta ciudad del sur brasileño. La víctima fue João Alberto Silveira Freitas, obrero soldador de 40 años. Lo mataron un policía militar y un guardia de seguridad de la tienda, luego que Freitas tuviera una discusión con un empleado supermercadista.

Los videos filmados en las afueras del supermercado (difundidos en redes sociales) muestran cómo conducen hasta allí a Silveira Freitas y le propinan una golpiza. Con posterioridad, lo dejan abandonado e inconsciente, hasta su rescate por un equipo del Servicio Móvil de Emergencias, que trató de reanimarlo sin éxito.

Los asesinos han sido detenidos por la Policía de Homicidios y Protección Personal, y son investigados por homicidio calificado.

El criminal suceso ocurrió en vísperas del Día Nacional de la Conciencia Negra que celebra Brasil desde el año 2003. Ante este hecho, en Twitter, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva comentó: «Nos despertamos molestos por las brutales escenas de agresión contra João Alberto Freitas, un negro, muerto a golpes en Carrefour. El racismo es el origen de todos los abismos de ese país. Es urgente que interrumpamos este ciclo».

También se manifestó el teólogo y profesor Leonardo Boff citando que la víctima fue “fue cobardemente asesinado, golpeado y asfixiado… el negro João Alberto Freitas… Las escenas muestran una brutalidad y una cobardía indescriptibles y revelan todo el racismo presente en sectores de la sociedad…”.

Desde diferentes ámbitos políticos y sociales repudiaron y condenaron el crimen. Sin embargo, ni el presidente ni el vice (Jair Bolsonaro y Hamilton Mourao) aceptaron que el hecho fue una acción racista.

La recientemente electa concejala Bruna Rodrigues, del Partido Comunista de Brasil, comentó que “no se trata de un caso aislado, sino que es expresión del racismo estructural, y exigió al Estado y a Carrefour asumir sus responsabilidades”.

Las protestas en esta ciudad se efectuaron frente al local de Carrefour y demandaron justicia.

Como en una broma…

Macabra, el vicepresidente Mourão declaró «en Brasil no hay racismo». Agregó que es una realidad ajena al país (¿?) y que desean importar a Brasil. Eso ocurre en Estados Unidos, pero no en Brasil (¿?), afirmó.