Jue. 05. Dic 2019, Santa Fe - Argentina
Notas

JORDANIA: EL PARLAMENTO APRUEBA EXPULSIÓN DE EMBAJADOR DE ISRAEL

JORDANIA: EL PARLAMENTO APRUEBA EXPULSIÓN DE EMBAJADOR DE ISRAEL

Israel tensa las relaciones...

AMMÁN-JORDANIA  (PrensaMare)  El parlamento jordano aprobó la expulsión del embajador israelí y detener cualquier normalización de relaciones con Tel Aviv. Lo resolvió en una sesión extraordinaria dedicada a analizar las transgresiones de sitios sagrados musulmanes en Jerusalén.

La sesión también condenó las leyes racistas y sionistas impuestas por dicho país que se apropia de territorios sagrados en lo que consideran un ataque a los fieles del islam con el objetivo de prohibir a estos cumplir con los mandamientos de El Corán.

Los diputados se pronunciaron por impedir a Israel cambios en el estado temporal de la mezquita de Al Aqsa. A todo ello, Tel Aviv aspira a que los judíos realicen sus rezos en ese recinto islámico.

Esta decisión de los legisladores es una respuesta a recientes comentarios del ministro israelí de Seguridad Pública, Gilad Erdan, que sugirió modificar el estado actual de la mezquita para permitir los rezos de los judíos en su interior.

Los jordanos consideraron que ese hecho viola leyes y resoluciones internacionales que establecen a Jerusalén como ciudad abierta a todos, aunque el recinto religioso de marras pertenece a los musulmanes.
El Ministerio jordano de Relaciones Exteriores ratificó en un comunicado que la totalidad de la mezquita Al Aqsa/Al Haram Al Sharif y sus alrededores de unas 144 hectáreas, es un lugar de culto solo para musulmanes.

El parlamento jordano llamó a los miembros permanentes en el Consejo de Seguridad, la Unión Europea y grupos árabes e islámicos al apoyo de la causa palestina.
El diputado Tariq Khouri, afirmó que el único lenguaje que entiende Israel es el de la resistencia y las armas. El canciller Ayman Safadi precisó que la salvaguardia otorgada a Jordania de los lugares sagrados musulmanes y cristianos en Jerusalén consiste en una política coherente y un trabajo diligente, y de confrontación con las autoridades de la potencia ocupante.

Safadi reiteró la posición del jefe del Estado, el rey Abdala I, respecto a que Jerusalén es una línea roja, cuya custodia de la sacralidad islámica y cristiana es un deber confiado a Jordania que utiliza todas las capacidades para cumplirla.