Sab. 21. Set 2019, Santa Fe - Argentina
Notas

EL VATICANO Y SU POSICIÓN ANTE FRANCO

EL VATICANO Y SU POSICIÓN ANTE FRANCO

Sigue la disputa en España...

ROMA-ITALIA  Un nuevo capítulo en el tema de la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco (foto).

Mientras la familia se niega a ello, se siguen sumando avales, ahora del mismísimo Vaticano.

Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano y mano derecha del Papa, envió una carta a la vicepresidenta, Carmen Calvo, en la que le garantiza que la Santa Sede apoya la exhumación y anuncia que forzará al abad del Valle de los Caídos –Santiago Cantera-, a permitir que el Gobierno continúe con su plan.

Por segunda vez, Parolin deja en claro dicha posición vaticanicia. “Deseo reiterar lo que señalé a vuestra excelencia durante nuestra reunión en el Vaticano, el pasado 29 de octubre, es decir, que la Iglesia no se opone a la exhumación de los restos mortales del general Franco, si la autoridad competente así lo dispone. A la comunidad benedictina de la abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos fue recordado y se seguirá recordando su deber cívico de observar plenamente el ordenamiento y de respetar a las autoridades civiles”, señala Parolin en la carta fechada el 14 de febrero (en respuesta a otra que le había transmitido la vicepresidenta el 18 de enero, ante la inquietud por la oposición del abad Cantera a la exhumación).

Carmen Calvo mantuvo una reunión en el Vaticano el 29 de octubre de 2018, donde le dejaron en claro que Francisco apoya la exhumación de los restos de Franco. Recordándose que nadie votó en contra en el Congreso (la derecha del PPPartido Popular- y de Ciudadanos se abstuvieron, y dijeron que no recurrirían ante el Tribunal Constitucional).

Está visto que al Vaticano (con Francisco) no le gusta la idea de querer enterrar al dictador en la catedral de La Almudena (como pedía la familia).

El Vaticano para evitar una manipulación de su decisión (como de sus silencios), hizo público un inusual comunicado dejando en claro que aceptaban la exhumación pero no tenían nada que decir sobre la inhumación.

Ocurre que algunos sectores políticos (y religiosos) españoles, pretendían que fuera el Vaticano el que asumiera un costo político (y no el gobierno español). De esta forma, la familia del dictador ha quedado oficlmente en soledad con su posición y pretención.