Lun. 21. Oct 2019, Santa Fe - Argentina
Política

UN 2018 MALÍSIMO PARA LOS JUBILADOS

UN 2018 MALÍSIMO PARA LOS JUBILADOS

La promesa de Macri -a los jubilados-, tampoco se cumplió...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  Nuevamente los jubilados y pensionados han sido excluídos por el gobierno de Mauricio Macri. Las jubilaciones subirán en diciembre el 7,78%, según informó el Ministerio de Salud y Desarrollo Social.

De esta forma, el haber jubilatorio mínimo pasará a ser de $ 9.300 (acumulando un incremento del 28,8% en el año). Ello significa que perderán alrededor de un 20% según el cálculo inflacionario para el 2018.

Recientemente el Indec citó que en los 10 primeros meses de este año, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) ascendió al 39,5% (con una suba del 45,9% interanual). La actualización informada oficialmente también se aplicará a las asignaciones familiares y demás prestaciones de seguridad social. 

El Gobierno no hace más que aplicar la norma que logró aprobar en el Congreso el 19-12-2017, referido a la reforma del índice de movilidad jubilatoria (empezó a regir a desde marzo 2018).

Con la anterior norma, establecida por el gobierno peronista, la actualización se calculaba en forma semestral (como establecía la Ley 26.417); era una fórmula que combinaba los aumentos salariales medidos por el Indec y la variación de la recaudación.

Pero con lo aprobado por el oficialismo de Cambiemos y apoyo del “opo-oficialismo”, se reemplazó ese mecanismo por un nuevo índice que actualiza trimestralmente en un 70% por la variación trimestral del IPC Nacional (del Indec), y en un 30% por el coeficiente que surja de la variación de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte).

Macri, tras esa refroma salió ante los medios hegemónicos a informar que “El año que viene (por el 2018) los jubilados van a cobrar más, van a cobrar entre un 4 y un 6 por ciento más que la inflación”. Lo cual ahora ha quedado demostrado que ha sido una nueva mentira.

En sus afirmaciones mediáticas el mandatario sostuvo que “Esto quiere darle tranquilidad a los jubilados, darles previsibilidad. Ya lo van a ver cuando vayan a cobrar, todas las cosas que se dijeron son mentiras”

Lo cierto es que los jubilados y pensionados y otros beneficiarios sociales continúan perdiendo poder adquisitivo. Nuevamente las promesas presidenciales quedan incumplidas.

Pero no es que Macri y los impulsores de dicha reforma “se equivocaron”. No; todo lo contrario. Sabían perfectamente lo que hacían. Que el cambio de la fórmula iba a representar un “ahorro” (para el Estado). Tanto es así que mientras el mandatario afirmaba ello, puertas adentro de la Casa Rosada y los ministerior sabían perfectamente que ese “ahorro” iba a ser de unos 60.000 millones de pesos.

Monto importantísimo, que dejan de percibir dichos beneficiarios, y que dejarán de circular por el mercado consumidor del país.

Ese “ahorro” tiene como único objetivo responder a las ideas neoliberales, al odio de clase, y a la necesidad de disponer de más dinero para afrontar pagos de la mega-deuda externa creada.

Pero a ello deberá agregarse que el ataque continuará, porque Macri deberá cumplir con las exigencias fondomonetaristas. Ellas exigen una nueva reforma previsional, con elevación de la edad jubilatoria de mujeres y hombres (ya impuesto a Grecia, por ejemplo), nuevos cambios en la ley de movilidad y en la fórmula de cálculo del haber inicial.