Jue. 12. Dic 2019, Santa Fe - Argentina
Eco-Ambiente

VIOLENTAS PROTESTAS EN FRANCIA

VIOLENTAS PROTESTAS EN FRANCIA

La suba del combustible generó los hechos...

PARÍS-FRANCIA  Inesperadamente, esta capital ha sufrido la salida de ciudadanos a las calles protestando por el aumento de los combustibles. Sábado de violencia y accionar policial. Con una gran marcha convocada por los llamados "chalecos amarillos", que protestan por la pérdida del poder adquisitivo.
La represión apeló a chorros de agua y gases lacrimógenos en el centro ante la ocupación en la zona de los Champs-Elysees.

Se contabilizan numerosos comercios con vidrieras rotas, y los manifestantes apelaron a ladrillos y hasta adoquines, para enfrentar a la policía. La situación se tornó tan delicada que la policía debió apelar al disparado de granadas de estruendo para intentar dispersar a los que protestan.
La situación se salió de cualquier predicción, y ya se habla de “agitadores”. Algunos afirman que esta es la primer respuesta que le envían al presidente Emmanuel Macro a suintento de crear un “ejército europeo”. Mientras que el ministro del Interior, Christophe Castaner, acusó a la presidenta de Rassemblement National, la derechista Marine Le Pen, de haber "incitado a los desórdenes".

Dijo que ella ha exhortado a los "chalecos amarillos" a ir a los Champs-Elysees, donde había "sediciosos de extrema derecha".
Inclusive fue incendiado un auto frente al conocido restaurante Le Fouquet's.
Una semana atrás se movilizaron en protestas similares, más de 270.000 personas. Esta vez han sido muchos menos, pues se estiman en unos 10.000. Pero las protestas también se extendieron a otras ciudades francesas.
Existe máxima alerta desde el ministerio del Interior, pues consideran que “algo” más existe detrás de estas protestas.

Desde la izquierda, el dirigente France Insoumise, Jean-Luc Melenchon, desmintió las palabras del gobierno y afirmó que "Esta es la movilización del pueblo, aunque el gobierno quiera hacer creer que se trata de gente de extrema derecha y que son pocos numerosos".
Se estima que esta situación llevará al presidente Macron, a tener que reaccionar rápidamente y anunciar algún tipo de paliativo, como podrían ser algunas medidas sociales.
Esto sucede mientras él continúa perdiendo apoyos entre los sectores que lo votaron.
El país asiste a una serie de medidas en la llamada ‘estrategia de transición ecológica’ impulsada por Macrón, en la que se inscribe esta alza, buscando promover un menor consumo de combustibles fósiles.
Para algunos de los asesores presidenciales se hace necesario un urgente encuentro con representantes de los "chalecos amarillos", para obligarlos a dialogar y neutralizar sus protestas callejeras.
Lo que más complica al gobierno es que la mayor parte de los que protestas se expresan en el interior, en las provincias, y lejos de los grandes núcleos urbanos. Esta inesperada expresión en plena capital ha sorprendido.
Por el momento la ‘tranquilidad’ del Ejecutivo está en que los “chalecos amarillos” actúan de manera independiente, sin respaldo de partidos ni de sindicatos y que se reivindica exclusivamente como ciudadano. Pero la atención está puesta en que pudieran sumarse otros sectores (que tienen organización), en las protestas.