Mar. 13. Nov 2018, Santa Fe - Argentina
De todo

CONDENAN A CÓMPLICES DE LA DICTADURA

CONDENAN A CÓMPLICES DE LA DICTADURA

Los acusados y condenados mantienen su pacto de silencio...

PARANÁ-ARGENTINA  Los médicos Miguel Torrealday, Jorge Rossi y David Vainstub fueron sentenciados a 9 años años y 6 años respectivamente por el caso de los hijos mellizos de los militantes peronistas de Montoneros desaparecidos, Raquel Negro y Tulio Valenzuela (foto).

Los tres profesionales eran los titulares del Instituto Privado de Pediatría (IPP), y fueron juzgados por los delitos de robo de bebés y sustitución de identidad durante la dictadura.

El juez Roberto López Arango los halló, a Miguel Torrealday, responsable de la participación necesaria, por lo que se le impuso la pena de 9 años de prisión y la inhabilitación para ejercer la profesión. A Vainstub y Rossi, los sentenció a 6 años de prisión por su participación secundaria e inhabilitación para ejercer la profesión.

En los alegatos el fiscal José Ignacio Candioti había pedido 12 años de prisión para Torrealday (como partícipe necesario), y 9 para sus colegas Rossi y Vainstub (en calidad de partícipes secundarios). La querella había solicitado la pena de 15 años de cárcel para todos los imputados por entender que fueron coautores del hecho.

Estos médicos que ern socios en el IPP, recibieron a los hijos de Raquel Negro y Tulio Valenzuela, derivados horas después de nacer desde el Hospital Militar de Paraná. Los matuvieron internados, atendidos y luego entregados a personas hasta ahora desconocidas. Ocurrió en marzo de 1978; la beba mujer restituyó su identidad 30 años después. El varón todavía no fue localizado.

Los bebés estuvieron todo el tiempo en la neonatología el IPP (separados de sus padres y familiares biológicos). Fueron inscriptos de modo irregular (como NN López -el varón- y como Soledad López –su hermana-). Allí se comentaba que eran los hijos de "una subversiva" y no recibían visitas. Los médicos-dueños del IPP omitieron dar aviso de esta situación al Consejo del Menor o las autoridades judiciales competentes.

Por ello el fiscal Candioti sostuvo que los acusados tuvieron accionar doloso: "Prestaron colaboración con los delitos con total conocimiento e intención. No hubo negligencia ni accionar culposo". Y afirmó que "no hicieron nada para dar con los familiares; ninguna presentación a las autoridades correspondientes como un juez de menores o Consejo del Menor" y que "tenían un deber de cuidado y generaron tanto daño. Generaron un dolor constante".

El juicio se inició el 6 de agosto y en el debate declararon exenfermeras del IPP y el Hospital Militar, colegas de los acusados, miembros de Abuelas de Plaza de Mayo y familiares de las víctimas, Entre estos últimos estuvo Sabrina Gullino Valenzuela Negro (que fue localizada en 2008 y desde entonces busca a su hermano mellizo). Hasta el momento no ha sido posible que estos médicos condenados, rompan el silencio acerca del destino que tuvo el mellizo. Solo usaron su derecho a hablar para decir que eran inocente.