Vie. 16. Nov 2018, Santa Fe - Argentina
Por el país

PRODUCCIÓN INDUSTRIAL DE ACEITE DE RICINO

PRODUCCIÓN INDUSTRIAL DE ACEITE DE RICINO

Inusual experiencia productiva, en marcha...

CÓRDOBA-ARGENTINA  Numerosos calzados argentinos son elaborados con un plástico que posee –entre otras materias primas-, aceite de ricino. Procede de una planta que se cultiva de manera silvestre. Sin embargo, ante su importancia y mercado, en Argentina apuestan a producirla en forma estandarizada. El proceso posterior es el molido de sus granos y la comercialización de su aceite.

En esta idea y proyecto en marcha trabajan Gabriel Ríos (hasta poco tiempo atrás, gerente en Terminal 6, una de las mayores procesadoras de soja del país, propiedad en conjunto de Aceitera General Deheza y Bunge), y Carlos Torre (ex Ceo de la unidad Agro de AGD). Para ello se unieron y crearon Castor Oil Argentina SA (junto a sus respectivos hijos).

La proyección productiva estimada de aceite de ricino para exportación, los lleva a pensar que en 5 años estarán asegurándose el 10% del mercado mundial del producto. Para llevar adelante el emprendimiento efectuaron rondas de inversiones en las Bolsa de Comercio de Rosario y Córdoba, logrando interesados que se agregaron a otros inversores privados.

No es un tema reciente, sino que ya lleva 7 años. Se inició cuanto tomaron contacto con la empresa israelí Evogene (a través de su subsidiara Evofuel), que desarrolló diferentes variedades genéticas modificadas de semillas de ricino). Así, tras numerosas pruebas terminaron por seleccionar 2 tipos de semillas para garantizarse una producción estandarizada acorde a suelos y climas argentinos.

El negocio mundial encuentra a India como el principal productor (controla el 90%), y Brasil (cerca del 10%). La diferencia con este emprendimiento argentino es que aquellos practican una producción manual, en minifundios y apelando a procesos manuales. En el caso local, se producirá a través de un sistema industrial, con siembra y cosecha mecánicas.

La planta de crushing (molienda) estará en Santiago del Estero. Castor Oil iniciará la construcción de la fábrica en 2020. Proyectan llegar en 5 años a una producción de entre 80.000 y 100.000 toneladas anuales. Para ello necesitarán entre 160.000 y 200.000 toneladas de grano (al molerlo, el 45% se convierte en aceite). Estiman un promedio por hectárea de 2 toneladas de rendimiento. Para lo cual deben interesar a productores que deberán sembrar 100.000 hectáreas.

El aceite de ricino permite producir un plástico denominado poliamida. Un polímero con alta resistencia, impermeabilidad y ultraliviano, que se usa para la fabricación de artículos deportivos de alta performance; para elaboración de nailon (destinado a la industria petrolera); y para pinturas, cosméticos, y lubricantes.

El control mundial del negocio esrá en manos de la firma química francesa Arkema. Justamente con ella se ha conectado y proyecta comercializar Castor Oil.