Dom. 17. Oct 2021, Santa Fe - Argentina
Economía

LOS ARGENTINOS COMEN CARNE DE CERDO... BRASILEÑO

LOS ARGENTINOS COMEN CARNE DE CERDO... BRASILEÑO

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  Desde hace años, la producción de carne porcina aumenta en Argentina. Sin embargo, el precio con que sale al mercado local termina siendo elevado, por lo que los grandes compradores (supermercados), deciden... importarlo.

Efectivamente. En el país ‘de la carne’, los supermercados promocionan ofertas de carnes porcinas... brasileñas.

Los argentinos se han visto obligados a inclinarse hacia el consumo de carnes porcinas como alternativa al elevado precio de la carne vacuna. Esa búsqueda de carnes más baratas también lleva a que se eleve el consumo de carne de pollo.

El precio del pechito de cerdo se vende a alrededor de $ 470 el kilo; mientras que la falda y el osobuco vacuno se ofrece a $ 450 a $ 480. El tema es que lo que ofrecen los supermercados no es carne de cerdo fresca; se trata de carne congelada (se descongela al ingresar al país). En este sentido no cambia el sabor; pero se debería aclarar por una cuestión sanitaria.

Los datos de consumo indican que en el 2020, los argentinos tuvieron el mínimo histórico de consumo, con 48,7 kilos. El pollo se encontraba en los 44 kilos, y la de cerdo en los 16 kilos.

En el 2010 el consumo per cápita de carne de cerdo estaba en los 8 kilos; que llegó a los 16 kilos (el doble) en el 2020. Este consumo porcino corresponde a carne fresca, embutidos o procesada.

Este cambio en la alimentación argentina, fue impulsado además por la política económica de Mauricio Macri, que le abrió la puerta a la importación de carne porcina estadounidense, después de 26 años de veda sanitaria. Es bueno recordar que el cerdo de EEUU es sospechado en numerosos países europeos (y del mundo) de no ser recomendable, atendo a ciertos “productos” que utilizan para el rápido crecimiento animal.

En la actual gestión de Alberto Fernández se ha producido una importante compra de carne porcina en el exterior. Han sido 20.586 toneladas (carne porcina congelada) por un valor de U$S 47,2 millones (entre enero y julio de 2021). Si se compara con el mismo período del 2020, el aumento ha sido del 84% en volumen (y del 75% en valor dinerario).

Quienes producen cerdos en Argentina cuestionan estas importaciones, porque dicen que ‘distorcionan’ los precios. Sin embargo, ahora que las importaciones se han detenido, los precios internos no han bajado, sino que continúan aumentando para el consumidor (que no tiene defensa alguna).

En el 2020, Argentina importó un total de 24.815 toneladas (por U$S 55 millones). En los primeros 8 meses del 2021 la carne porcina congelada proveniente del exterior (concretamente de Brasil), ya igualan al total del 2020.

Pero el cerdo argentino, no solo abastece al mercado local, sino que también se exporta. Es así que se fueron al exterior ya, 30.717 toneladas (por U$S 55,12 millones). El principal comprador, con el 80% del total ha sido el mercado chino.

Se trata de una situación especial, pues China ha debido sacrificar millones de cerdos al sufrir el contagio de la peste porcina africana. Pero como China tiene una política nacional de producción, esta importación no se mantendrá pues ya están trabajando en la recomposición del rodeo. Ya se encuentra en plena recuperación y por ello ha bajado las importaciones (lo que hizo caer el precio internacional).