Mar. 27. Oct 2020, Santa Fe - Argentina
Opinión

ESTOS PRELADOS… SE ESCUCHAN…?

ESTOS PRELADOS… SE ESCUCHAN…?

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Leer una publicación distribuida por la AICA (Agencia de Información Católica) no dejó de llamarme la atención, y hasta dolerme.

Como católico fue un nuevo duro golpe que los prelados venezolanos distribuyen al mundo, con una falta de humildad y de entendimiento de la realidad, que asombra.

Pese a habitar en la argentina Santa Fe, es decir a miles de kilómetros de distancia de Venezuela, trato de manera periódica de enterarme de su realidad. Para lo cual no recurro a los medios de comunicación y las agencias internacionales que repiten como una verdadera ‘cadena de des-información’.

Es entendible que ellas actúen así, pues constituyen una parte del poder dominante mundial. Muy lejos de informar, “interpretar” y moldean un discurso único. No es nuevo ni sopresivo. Lo hicieron antes con Hugo Chávez, y lo han hecho y hacen con Nicolás Maduro.

El referido artículo expresa: “Los obispos venezolanos advirtieron sobre un proceso electoral ilegítimo”; “La CEV advirtió sobre irregularidades en el proceso electoral convocado por el presidente Nicolás Maduro”; “Tenemos la plena seguridad, propia de la fe, que el Señor está con nosotros y, que su Palabra ilumina nuestros pasos”; “la pandemia del Covid-19 se ha ido extendiendo de manera exponencial en los distintos estados, hasta alcanzar, en el momento actual, varios miles de contagios y decenas de personas fallecidas”.

Acusan a Maduro de pretender “mantenerse en el poder”; de no propiciar “el bienestar del pueblo”; que está “valiéndose de un Tribunal Supremo de Justicia sumiso al Ejecutivo”; que existe “un Consejo Nacional Electoral ilegítimo y la confiscación de algunos partidos políticos”; con “amenazas y persecuciones a los dirigentes políticos e intentando comprar conciencias”.

Avanzando con su pronóstico que ellos “provocará la abstención y la falta de confianza ante estas inciertas elecciones parlamentarias”; afirmando que “el régimen se consolida como un gobierno totalitario, justificando que no puede entregar el poder a alguien que piense distinto”; “la oposición es perseguida como nunca antes”; reclamando “constituir un nuevo gobierno de cambio e inclusión nacional”.

Fue monseñor José Trinidad Fernández (foto), obispo auxiliar de Caracas y secretario general de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) quien leyó el texto “Tú Dios está contigo, no te dejará ni te abandonará”.

Todavía no se han dado cuenta estos señores que actúan y utilizan el léxico de los peores golpistas locales y del imperio anglosajón…? Todavía no se han dado cuenta que el ser elegido democráticamente no constituye ningún delito…? Todavía no se percataron que existen venezolanos que se victimizan como ‘perseguidos’, mientras impulsan un violento golpe de Estado y hasta reclaman la invasión de su país por tropas extranjeras…?

Quizás en esa locura de querer ser más golpista que los propios golpistas, se van de boca y no se dan cuenta que lo que reclaman no es el respeto democrático, sino un cambio de gobierno y de proyecto de nación, porque exigen “constituir un nuevo gobierno de cambio”.

Pero quizás lo más delirante esté en el título del texto: “Tú Dios está contigo, no te dejará ni te abandonará”. O lo que es lo mismo, pretender considerar que Dios está de su lado. Lo que implica que el no-Dios (o el demonio) está del otro (con Maduro).

Acaso estos señores no son capaces de re-leer y comprender que el Argentina en 1955, la Armada bombardeó al pueblo civil, desarmado e indefenso con aviones que llevaban la inscripción de “Cristo vence” ?. Acaso no se enteraron que decenas y decenas de prelados de países latinoamericanos apoyaron las más criminales y atroces dictaduras que encarcelaron, torturaron, asesinaron y desaparecieron a decenas de miles de opositores (entre ellos mayoría de cristianos) ?

Acaso no han sido capaces de entender al Papa Francisco que reitera el camino de la paz, el diálogo y el respeto de los derechos de cada nación a construir su futuro ?

En verdad, siento dolor. Si este mensaje hubiera sido leído por el golpista y corrupto Juan Guaidó, o un embajador estadounidense, lo hubiera entendido. Pero que los prelados apelen a semejante panfleto, suena lastimoso. Ojalá Dios pueda perdonarlos.