Mie. 12. Ago 2020, Santa Fe - Argentina
Argentina

ESCÁNDALO FUTBOLERO EN LA CIUDAD FELIZ

ESCÁNDALO FUTBOLERO EN LA CIUDAD FELIZ

Una nueva vergüenza...

MAR DEL PLATA-ARGENTINA  (PrensaMare)  Mientras en Porto Alegre Argentina superaba a Catar y avanzaba en Copa América, en esta ciudad –minutos más tarde-, se protagonizaba un verdadero escándalo, que muestra la decadencia dirigencial del fútbol argentino.

En busca de un lugar de ascenso para llegar a la B Nacional, jugaban el local, Alvarado y los tucumanos de San Jorge.

En la idea habían terminado 0-0, por lo que este encuentro era definitivo. Alvarado ganaba 1-0, con un tanto que los visitantes consideraron que fue convertido en posición adelantada. Al reiniciarse el juego en el complemento, olo se jugaron 4 minutos, pues los jugadores estaban disconformes con las decisiones del árbitro Adrián Franklin. Por ello efectuaron una "sentada".

A raíz de ello, se suspendió le partido y ahora deberá decidir el Consejo Federal; aunque se descuenta que le darán ganado el partido a Alvarado y le aplicarán una dura sanción a su rival.
El juez, al no lograr que los futbolistas jugaran (se quedaron sentados en el césped), y luego marcharse, el partido se suspendió. Se jugaba en el Estadio José María Minella ante más de veinte mil espectadores.
De esta forma, minutos más tarde estalló el festejo de futbolistas, cuerpo ténico, dirigentes y el público, pues Alvarado llega por primera vez en su historia a la segunda categoría argentina.
El único gol lo había hecho Emiliano López (A) a los 45 minutos de la primera etapa. Tras convalidarse el gol, los tucumanos sufrieron las expulsiones del lateral Maximiliano Guardia (SJ); y antes –a los 25- había visto la roja el central David Valdez (SJ).
El juez en la etapa inicial amonestó a 5 jugadores de San Jorge. De esta forma, Alvarado se suma al primer ascendido del Federal A, que había sido Estudiantes (de Río Cuarto), que también generó protestas de parte de Sarmiento (de Chaco). El juez Adrián Franklin, pertenece a la Liga Santafesina de Fútbol.

Está visto que el poder político macrista decidió que ninguna provincia gobernada por el peronismo (Chaco y Tucumán) pueda tener equipos en la B Nacional. Los beneficiados fueron clubes de una provincia donde gobierna el macrismo (Buenos Aires) y un aliadísimo (Córdoba).

Una mancha más para un fútbol argentino que causa cada vez más vergüenza.