Jue. 15. Nov 2018, Santa Fe - Argentina
Europa

'CONOCIDOS' ARGENTINOS, CONDENADOS EN PORTUGAL

'CONOCIDOS' ARGENTINOS, CONDENADOS EN PORTUGAL

Fueron protagonistas de un resonado caso de secuestro en Corrientes...

LISBOA-PORTUGAL  Dos argentinos fueron condenados, por diversos delitos. Rodolfo "El Ruso" Lohrman (53 años) y Horacio ‘Potrillo’ Maidana (57), recibieron respectivamente, 18 años y 10 meses, y 18 años, por robos a entidades bancarias y blindados. Fueron juzgados por el Tribunal de Lourdes.

Estos personajes son conocidos en su país (del que escaparon) por haber sido los secuestradores del jóven Christian Schaerer en 2003.
El Ministerio Público Fiscal portugués había pedido penas de no menos de 15 años de prisión en sus alegatos (en junio). Fueron juzgados por 4 violentos asaltos entre 2014 y 2016, en los que robaron alrededor de 235.000 euros.
En la primera audiencia Maidana se declaró culpable de los hechos acusados; allí manifestó su deseo de quedarse en Portugal. Su exposición dejó al descubierto que de retornar a Argentina terminará preso y “muerto en una cárcel”.
Lo mismo expuso Lohrman por intermedio de su abogado, Lopes Guerreiro.

Respecto a este último, es posible que sea enviado a Bulgaria donde está acusado y se lo esea juzgar por un asalto a un blindado donde casi muere el chofer.
A todo ello, en Argentina están procesados por el secuestro de Schaerer, ocurrido en Corrientes capital. Ello tras la decisión del juez federal de Corrientes, Carlos Soto Dávila, a solicitud del requerimiento formulado (en mayo de 2018) por los fiscales federales Flavio Ferrini y Santiago Marquevich, responsables de la Fiscalía Federal Uno de esa jurisdicción y de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos, respectivamente.

Para los magistrados existen suficientes pruebas en los dos juicios realizados (en 2007 y 2009), sobre la participación de ambos en la planificación y ejecución del secuestro extorsivo. Para la justicia está probado que fue Maidana quien organizó el secuestro y convocó a los participantes; y que luego realizó las negociaciones telefónicas. A todo ello, Lohrman, se encargó de la “sustracción y retención en cautiverio” del estudiante. Los años han pasado y el cuerpo de Schaerer nunca apareció.