Vie. 03. Abr 2020, Santa Fe - Argentina
Opinión

ASCENSIÓN DESCANSA JUNTO A SU PADRE, TIMOTEO

ASCENSIÓN DESCANSA JUNTO A SU PADRE, TIMOTEO

Logró su anhelo...

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMare)  Reciéntemente PrensaMare publicó un comunicado de ARMH Argentina, donde se informaba sobre la muerte de Ascención Mendieta.

Se trató de una luchadora que logró darle una digna sepultura a su padre Timoteo (foto). Él había sido fusilado durante la Guerra Civil española (1936-1939). Dos años después de conseguir la primera exhumación de víctimas de la dictadura franquista en España, ella murió a los 93 años.

"El espíritu de mi abuela, Ascensión Mendieta, se ha sumado hoy al de su padre, Timoteo Mendieta. Pronto descansarán juntos en el final de una travesía que prendió la llama de esperanza en otros españoles que buscan a sus seres queridos. Gracias por acompañarla en este viaje", escribió su nieta Aitana Vargas en su cuenta de Twitter.

Esta mujer fue un ejemplo de lucha por la memoria, la justicia y los Derechos Humanos. Ella añoraba hallar a su padre y sepultarlo con dignidad. Se fue con la tranquilidad de haberlo logrado.

Timoteo Mendieta fue asesinado en noviembre de 1936. Su cuerpo arrojado y enterrado en una fosa común de Guadalajara (España), junto a otros 21 desaparecidos. Pese al silencio de los criminales, 81 años después pudo ser identificado.

Mientras tanto, la memoria y justicia continúa trabajando. Tras la exhumación de Timoteo se encuentra la “querella argentina”, que es la única causa que investiga los crímenes del franquismo (a cargo de la jueza federal argentina María Servini).

Ascensión Mendieta (junto a otros familiares de víctimas de los crímenes franquistas) en 2010 presentó una demanda ante el tribunal a cargo de Servini.

Hace poco tiempo fue estrenado en el país el documental El silencio de los otros, donde estuvo incluida la historia familiar de Mendieta. En noviembre de 2013, Ascención Mendieta con 88 años, viajó desde España a la capital argentina para declarar ante la jueza Servini, ratificando su deseo de recuperar los restos de su padre. La jueza hizo y envió un exhorto judicial para autorizar la exhumación; su pedido fue rechazado por la justicia española. Servini reiteró el exhorto, que recayó en el Juzgado nº 2 de Guadalajara que ordenó la exhumación.

La tarea comenzó el 19 de enero de 2016 en presencia de la propia Ascensión Mendieta. La ARMH exhumó la fosa nº 2 del cementerio de Guadalajara (donde -según los informes- se encontrarían los restos de Timoteo). Pero ninguno de los cuerpos pertenecían a él.

La prueba de ADN practicada en la Ciudad de Buenos Aires lo confirmaba. La ARMH pidió exhumar los restos de la fosa nº 1, y las pruebas de ADN determinaron que Ascensión pudo hallar los restos de su padre.

El digno entierro de Timoteo se hizo en julio de 2017, en el cementerio civil de La Almudena (Madrid). Además de su familia la acompañaron más de dos mil personas.

Timoteo Mendieta era carnicero y presidente de la Unión General de Trabajadores (UGT) de su pueblo, Sacedón (Guadalajara). Tenía 7 hijos; y una de ellos, Ascensión, lo vio por última vez cuando tenía 13 años.

Con el paso de las décadas y su búsqueda, su anhelo era sencillo: "Deseo que me entierren con mi padre y pudrirme con él. Podré decirle 'ya estamos juntitos'". La lucha, la memoria y lo justicia se lo permitieron.