Lun. 29. Nov 2021, Santa Fe - Argentina
PrensaMare en el mundo

EL FASCISMO DE LOS CLASEMEDIEROS

EL FASCISMO DE LOS CLASEMEDIEROS

https://www.elextremosur.com/nota/24020-el-fascismo-de-los-clasemedieros/

(Por Rodolfo O. Gianfelici) El coronavirus muestra acciones solidarias, valerosas, destacadas. Pero también acciones miserables y repudiables. Las primeras aparecen en diferentes sectores de la sociedad. Claro que -es bueno tenerlo presente- muchas de ellas obedecen al oportunismo de ciertos personajes que -virus por medio- pretenden mostrarse como no lo son. Las segundas aparecen en los sectores altos y medios de la sociedad. Unos, mostrando su poder, despidiendo empleados o burlándose de la pandemia para pasear en yate, pasear en sus autos de alta gama, o intentar introducir en el baúl de su auto a la empleada para que le haga la limpieza en su inmueble de un country. Pero también aparecen acciones que causan vergüenza ajena, cuando atacan y desprecian a trabajadores de salud y a contagiados. Actitudes estas últimas, que se presentan en sectores medios, habitantes de edificios. Los mismos que hipócritamente por las tardes salen a sus balcones para aplaudir a "los trabajadores de salud". El Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) ha recibido cada vez más denuncias por discriminación. No solo de parte de trabajadores de la salud, sino también de personas que se recuperan del coronavirus Covid-19 (que realizan el aislamiento en sus viviendas). En las últimas semanas, las denuncias de enfermos superan a las de los trabajadores. Es decir que reciben hostigamiento en medio de su recuperación. Los ataques se realizan con carteles que se pegan en las viviendas, ataques de vecinos hacia el paciente y su familia, y hasta lo increíble de publicar imágenes de personas con Covid-19 en las redes sociales. Es bueno recordar que el inicio de los ataques fue contra ciudadanos a los que se identificaba como chinos. Un hecho paradojal, pues muchos de los clientes de los negocios atendidos por orientales fueron clientes al ir perdiendo el poder adquisitivo que (durante los años de macrismo) los hizo tener que ir dejando de lado las compras en supermercados... Este tipo de acciones son propias de seres con una clásica tendencia al fascismo -aunque quizás ellos hasta lleguen a cuestionarlo-. Buscan en el semejante al enemigo, que en verdad no lo es. Desprecian al semejante, considerándose ‘en riesgo', o -lo que es peor-, mejor o superior (al estar sano). Las denuncias en el Inadi se reciben a través de WhatsApp y correos electrónicos. Cuando existe hostigamiento, interviene la fiscalía. El problema se agrava cuando se usan las redes sociales, pues en nombre de "la libertad", las empresas se niegan a bajar los contenidos. Lógicamente que la mayor cantidad de denucnias se concentran en la capital argentina y el Gran Buenos Aires; no en vano allí habita el 30% de los habitantes del país. Pero llamativamente, también se han recibido denuncias porque quienes conducen unidades de transporte público no se detienen para transportar a personas a las que -por su vestimenta-, identifican como trabajadores de salud (¡). Muchos de los agresores actúan de esta forma por falta de conocimiento, que los deriva hacia el miedo, el temor, y la búsqueda del "responsable" en el semejante. Estos personajes actúan así pues están convencidos que la lucha contra el coronavirus es individual, y no colectiva. Actúan desde el individualismo; son tan ineptos que no comprenden (pese a que seguramente están ‘super-informados') que este virus no discrimina por profesión ni clases sociales. Este tipo de conductas no son ‘algo' aislado o inexplicable en nuestra sociedad. No olvidemos que hubo épocas en que aplaudieron que se pudiera decir las palabras "peronismo", "Perón" y "Evita". Que apoyaron fusilamientos dispuestos de manera sumaria y sin existencia de pena de muerte en el país. Que festejaban que en el país, millones de argentinos no pudieran elegir libremente ni ser candidatos. Que miraron para otro lado ante secuestros y crímenes, justificándolos con frases como "por algo será" o "en algo andaría". Que discriminaban a los enfermos de Sida. Que reclaman "mano dura" en la convivencia diaria, pero a la vez piden la "libertad" de los genocidas condenados. Las emergencias, las crisis, las emergencias hacen que aparezcan este tipo de actitudes. Frente a ello deben primar las actitudes solidarias, y aislar a este tipo de discriminadores que son caldo de cultivo para quienes impulsan acciones violentas.