Dom. 17. Oct 2021, Santa Fe - Argentina
Por el país

SANTA FE – LA HERENCIA (DE POLICAS) RECIBIDA

SANTA FE – LA HERENCIA (DE POLICAS) RECIBIDA

RAFAELA-ARGENTINA  (PrensaMare)  El Ministerio Público de la Acusación (MPA) solicitará una pena de 25 años de cárcel para 7 policías. Están acusados de haber torturado a 2 hermanos en una comisaría de Sunchales, en octubre de 2019. Además, pedirá 6 años de prisión para el comisario a cargo por encubrimiento.

"Actuaron como si fueran un grupo de tareas y luego intentaron encubrir y entorpecer la investigación", sostuvo la fiscal Gabriela Lema, de los tribunales de esta ciudad santafesina. 

Lema precisó que los acusados de torturas son el subcomisario, una subinspectora, un oficial, 3 suboficiales hombres y una suboficial mujer (trabajaban en la Comisaría de Sunchales). Todo el personal a cargo en el momento de las torturas.

"Las torturas fueron realizadas dentro de la dependencia policial y los acusados actuaron al amparo de su investidura", señaló la fiscal. Existó tal "conciencia de impunidad" que "actuaron frente a una mujer que estaba detenida".

El suceso se produjo entre las 5 y las 6 de la mañana del 18-10-2019 en la sede policial ubicada en avenida Belgrano al 300, durante la administración del socialista Miguel Lisfchitz.

"Las víctimas sufrieron graves tormentos físicos y psicológicos mientras estaban maniatadas con los brazos hacia atrás; uno de los hombres atacados tenía esposas y el otro, precintos ajustados más de lo necesario. Los humillaron y los amenazaron con quitarles la vida. Además, a una de las víctimas le aplicaron la técnica conocida como 'submarino seco', mediante la cual se genera asfixia a partir de colocar una bolsa en la cabeza, y también lo amenazaron con agredirlo sexualmente", citó la fiscal.

Tras recibir un golpe en la nuca, uno de los detenidos atravesó un ventanal de vidrio y sufrió varios cortes en el cuerpo, uno de ellos alcanzó la vena yugular. "Minutos después, el comisario llegó a la dependencia policial, se enteró de lo ocurrido y omitió comunicarlo a las autoridades competentes. Y, en su carácter de jefe, ordenó a los otros siete agentes que limpiaran el lugar”, agregó la funcionaria, por lo cual le imputa al superior, el encubrimiento.

A través de otras causas judiciales e investigaciones ha quedado evidenciado que en la zona de Rafaela y Sunchales se había desarrollado una actividad policial de total impunidad con delincuentes que explotaban juego clandestino, préstamo de dinero y lavado de dinero, durante la última administración socialista (2015-2019).