Lun. 19. Oct 2020, Santa Fe - Argentina
Notas

EEUU NEGOCIÓ Y ACORDÓ CON LOS… TERRORISTAS TALIBANES…?

EEUU NEGOCIÓ Y ACORDÓ CON LOS… TERRORISTAS TALIBANES…?

MILANO-ITALIA  (por Alessio Maturo)  EEUU invadió Afganistán para poner fin a la “dictadura de los Talibanes”. La presencia estadounidense, además de intervenir en la política interna de ese país, expandió la violencia hacia Pakistán y además significó una muestra de intervencionismo en un continente, donde China e India aparecen como las grandes potencias. Pero por otra, constituyó una preocupación para los rusos.

La invasión estadounidense se produjo en el año 2001. Transcurrido cada uno de los años, lejos de “tranquilizarse” Afganistán y la región, todo empeoró.

Tanto que esa presencia se convirtió en un pantanal para la política exterior de Washington de la que no podían salir. Ni siquiera con gobernantes presionados o directamente títeres, lograron controlar la situación. Lo único cierto fue que EEUU logró consolidar la ruta de la heroína y otras drogas, para infectar Rusia y Europa, partiendo desde Afganistán.

Tanto es así que una investigación demostró que antes de la invasión de los estadounidenses, en el país existían 3 laboratorios para producir drogas. Pero en el 2018 ellos habían alcanzado la cifra de… 28 (¡).

Inclusive se popularizó la existencia de “la ruta de los generales”, forma más que expresiva para referirse a que los generales del Pentágono eran qienes controlaban el recorrido interno y hacia el exterior de las drogas producidas en Afganistán.

Finalmente, en medio de silencios y trascendidos, EEUU decidió negociar con los Talibanes, en un país neutral (de medio oriente). Así, tras meses de idas y vueltas, y dejando de lado al mismísimo presidente afgano (¡), Washingtón arribó a un acuerdo de paz con sus archi-enemigos.

Es así que el gobierno afgano (observador de todo, pues los Talibanes se negaron siempre a que participara de las negociaciones), debió aceptar el acuerdo “logrado” por Washington. Ahora debe comenzar a aplicar dicho acuerdo, que incluye la liberación de 400 prisioneros insurgentes "incondicionales" taliban y aliados.

Dicho acuerdo incluye la retirada de las tropas de EEUU del país. Pero ya se viene avanzando en esto, pues ya fueron liberados 5.000 combatientes (como parte del acuerdo).

El gobierno afgano informó que, 156 de los 400 presos que se liberan por último, habían sido condenados a muerte; 105 condenados por homicidio; 34 por secuestro; y 51 por tráfico de estupefacientes y algunos por violación.

Aunque existen dudas sobre estos últimos. Inlusive la organización de libertades civiles Human Rights Watch, indicó que muchos de esos presos estaban encarcelados bajo “leyes de terrorismo excesivamente amplias que prevén la detención preventiva indefinida”.

Esta última liberación fue recomendada por una Loya Jirga (asamblea nacional de mayores), que acató el presidente afgano Ashraf Ghani. Aunque éste ha estado en desacuerdo con todas las liberaciones, pero a la vez muestra toda su debilidad política, al implementar lo que EEUU y los Talibanes firmaron (para 6una paz duradera).  

Dentro del acuerdo, Washington se comprometió a reducir en noviembre sus tropas de 8.600 a 5.000. Una medida que algunos entienden como un anuncio electoralista de Donald Trump que está en carrera re-eleccionista.

El acuerdo busca sacar a EEUU del lodazal en que él mismo se metió. Pues se trata de la guerra más larga en la historia de Estados Unidos y sin posibilidades alguno de triunfo.

Existe el compromiso Talibán de comenzar a negociar con el gobierno (tras estas últimas liberaciones), en búsqueda de una suerte de unidad nacional. Ello también incluye poner fin a sus ataques.

El portavoz talibán, Suhail Shaheen, dijo que no debería haber ningún obstáculo para que las negociaciones comiencen.