Dom. 03. Jul 2022, Santa Fe - Argentina
Deportes

BOCA JUNIORS CAMPEÓN

BOCA JUNIORS CAMPEÓN

CÓRDOBA-ARGENTINA  (PrensaMare)  En el Estadio Kempes, Boca Juniors superó 3-0 a Tigre y se adjudicó la Copa de la Liga Profesional de Fútbol 2022.

Sin importarle la andanada de críticas que nuevamente recibió este equipo dirigido por Sebastián Battaglia, se quedó con un nuevo título y sumo otra estrella.

Ni siquiera le perdonaron que el primer gol de la final haya llegado por un error del portero rival. Qué culpa tiene Boca de ello...?

Para la prensa, el campeón es menos que River Plate, Racing, Estudiantes, Argentinos Juniors y hasta Tigre... Tampoco le valoran que en los últimos 5 partidos mantuvo su valla cerrada...

Lo cierto es que llegó a la final y la ganó con contundencia. Que controló la pelota y el partido y terminó con un clarísimo 3-0 (ante un rival que venía de dejar afuera a River Plate y a Argentinos Juniors).

El primer gol llegó hacia el final de la etapa inicial. Centro, cabezazo de Rojo (BJ) y el portero Marinelli (T) –al parecer-, se confió, puso las manos muy flojas, y la pelota pasó. Cuando quiso reaccionar ya era gol.

Las oportunidades anteriores –más claras- no las convirtió; el gol le llegó casi de sorpresa. En esos 45’, el portero boquense –Rossi- fue un espectador.

El reinicio en el complemento mostró a Tigre que iba a presionar muy arriba, pero no le duró mucho. Porque unos ataques boquenses devolvieron todo a la ‘normalidad’. Igualmente, Tigre mejoró con Prediger y Fernández y cuando tuvo su oportunidad Retegui (T), respondió Rossi (BJ).

Intentaba Tigre, hasta que a los 67, Fabra (BJ) ejecutó un bombazo y 2-0. Allí se terminaron los intentos tigrenses y Boca volvió a controlar todo.

Hasta que llega un tiro libre a los 86' de Villa (BJ) y cabezazo de Vázquez (BJ): 3-0 y se bajó el telón.

Este nuevo logro boquense debería hacer reflexionar a la prensa hegemónica (y la otra también) que constantemente hace anti-Boca. Porque lo cierto es que este equipo no es tan grande cuando gana, pero tampoco es tan malo cuando no triunfa...