Sab. 06. Jun 2020, Santa Fe - Argentina
Notas

EL MEGA-FONDO DE LA UNIÓN EUROPEA

EL MEGA-FONDO DE LA UNIÓN EUROPEA

BRUSELAS-BÉLGICA-UE  (PrensaMare)  Los europeos creen que podrán respirar luego del acuerdo entre París y Berlín, que despeja el camino para crear un fondo de reconstrucción. Un dinero que estará dirigido a los países y sectores más afectados por la pandemia.

Lo que no pudieron lograr recomendaciones, analistas, asesores y financistas, al final lo logró el coronavirus. La gravísima crisis económica que causó produjo un llamativo cambio de posiciones sustentadas hasta marzo de este año.

Hecho que ha sido abonado por el desastre que mostraron España e Italia, ante sus débiles sistuaciones sanitarias, que no pudieron responder ante miles de muertos. Estos dos países, los primeros y más golpeados por la pandemia dentro de la Unión Europea, reclamaron solidaridad del bloque.

Fue así que la canciller alemana, Angela Merkel, aceptó mutualizar parte de la deuda que se emitirá para hacer frente al Covid-19. Así, Alemania permitirá que la Unión Europea cree un fondo de reconstrucción de 500.000 millones de euros. Monto que servirá para subvencionar (a fondo perdido) a Madrid y Roma.

Merkel acordó con el presidente francés, Emmanuel Macron, tras una videoconferencia. De esta forma pusieron fin a la confrontación en el debate sobre la respuesta económica de la UE ante la crisis del coronavirus.

Francia se había puesto junto a España e Italia en defensa de los 'coronabonos'. Pero Alemania se había aliado con Holanda para oponerse a la mutualización de la deuda.

En el acuerdo se dispuso que sea la Comisión Europea (y no los Tesoros nacionales), la que se endeude para financiar la reconstrucción económica.

La dotación del fondo de recuperación (500.000 millones) es muy inferior a lo que pedían Madrid y Roma (1,5 billones) o el Parlamento Europeo (2 billones).

Merkel aceptó que los fondos lleguen a los países y sectores más golpeados por el coronavirus (subvenciones y no de préstamos), como ella misma defendía al principio de la crisis. Este dinero no será devuelto por los beneficiarios, sino que la carga se repartirá entre todos los Estados miembros (aseguró Macron).

A partir de ahora…: los 27 países miembros de la UE van a emitir una deuda común en los mercados. Se usarán 500.000 millones de euros en ayudas para financiar sectores y regiones más afectadas por la crisis.

Claro que esa…: ayuda que recibirán españoles e italianos, no va a ser gratuita. Deberán aplicar “un compromiso claro” de políticas económicas sanas y “un programa de reformas ambicioso". Dejándose aclarado que ese dinero debe concentrarse en las prioridades políticas de Bruselas.

Existe ‘algo’ que se sabe (aunque no se dice públicamente) y es que ambos países tendrán la obligatoriedad de devolver el dinero, aunque sea a largo plazo.

En medio de una mediocridad demostrada en toda la problemática, el presidente del Gobierno español Pedro Sánchez, y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, consideran que han logrado un triunfo (¿?).