Vie. 23. Ago 2019, Santa Fe - Argentina
Europa

MAL MOMENTO ENTRE EEUU Y LA UE

MAL MOMENTO ENTRE EEUU Y LA UE

Donald Trump cosecha lo que siembra...

PARÍS-FRANCIA  (PrensaMare)  Inesperadamente las relaciones diplomáticas de EEUU con la Unión Europea han entrado en un momento delicado. Ocurrió que el Secretario de Estado Mike Pompeo llegó de manera sorpresiva a Bruselas y sin ser invitado. Lo que generó que los Veintiocho rechazaran reunirse con él (¡).

Entendieron su llegada como una actitud prepotende, que buscó hacer creer al mundo que los europeos respaldaban la política de EEUU respecto a Irán.

Llegó en pleno desarrollo de la reunión mensual de los Ministros de Asuntos Exteriores del bloque europeo, y pretendió reunirse de urgencia y advertirlos sobre el peligro que representa Irán para el mundo.

La situación fue inédita y generó el inmediat rechazo a recibirlo; negándole que pudiera tomar parte del encuentro.

Se trató de una respuesta inesperada para Washington. Un verdadero desaire al máximo nivel. Los europeos no quisieron sumarse a la maniobra de Pompeo que pretendió ser recibido alegremente, dar sus ‘consejos’, sacarse una foto, y marcharse haciéndole creer al mundo que la Unión Europea y EEUU se habrían reunido para coincidir –unidos- contra Irán.

La maniobra de la Casa Blanca, con Donald Trump a la cabeza, es la de presionar y alinear a los europeos para que rompan y desconozacan el Acuerdo Nuclear que oportunamente se discutió y firmó con Irán (el que decidió desconocer EEUU).

Sin embargo, los políticos estadounidenses no entienden que dicho Acuerdo es considerado un gran avance de la diplomacia de la UE.

El tema es que Trump sacó a su país del Acuerdo hace un año, en forma unilateral y reclama sancionar a Irán (que ha cumplido al pie de la letra lo firmado oportunamente).

El presidente iraní, Hasán Rohani, amenazó recientemente con reanudar el enriquecimiento de uranio si la UE no cumple su promesa de proteger los sectores petrolero y bancario de Irán (frente a las sanciones de EEUU).

Lo cierto es que el viaje inesperado de Pompeo ha generado un momento de la tensión entre la UE y EEUU. Lo máximo que pudo obtener el funcionario estadounidense fue reuniones bilaterales.

Tras este nuevo desaguizado del trumponismo, algunas de las expresiones han sido: "Es cierto que la postura de Estados Unidos de aumentar la presión y las sanciones no es lo mejor para nuestros intereses" (ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian); "Estamos muy preocupados por el riesgo de que se produzca un conflicto por accidente, con una escalada que ninguna de las dos partes desea realmente pero que podría acabar en un conflicto" (canciller británico Jeremy Hunt).

En su búsqueda por salvar el Acuerdo, autoridades del Reino Unido, Alemania y Francia (las tres potencias europeas firmantes del Acuerdo Nuclear con Irán, junto con China y Rusia) mantuvieron una reunión de emergencia en Bruselas.

"Este acuerdo nuclear es para nosotros la base para evitar que Irán adquiera un arma nuclear en el futuro, que es algo existencial para nuestra seguridad en Europa. En mi reunión bilateral con Mike Pompeo le he dejado claro nuestra inquietud sobre la tensión en la región", señaló el jefe de la diplomacia alemana, Heiko Maas.

La desaparición del Acuerdo "sería una derrota de la diplomacia y una derrota de los esfuerzos que se han hecho para conseguir que Irán no se convierta en una potencia nuclear y que al mismo tiempo no se le apliquen unas sanciones que sin duda coartan gravemente su desarrollo", indicó el canciller español Josep Borrell. Agregando: "Lamentamos que el presidente Trump haya roto ese delicado equilibrio y esperemos que no se rompa del todo".

Pero esta delicada situación no es la primera en la mala relación de Trump con la Unión Europea. Pues desde su llegada a la Casa Blanca, ha mostrado desprecio constante para con dicho bloque y ha buscado acercamientos con aquellos dirigentes que buscan minar el europeísmo “desde adentro”. Inclusive el lunes 13 de mayo recibió al primer ministro húngaro, Viktor Orbán, quien es acuado por la UE de poner en riesgo el Estado de derecho.

También debe recordarse que Trump sacó a su país del Acuerdo de París para combatir el cambio climático y ha impuesto recargos arancelarios al acero y al aluminio europeos. Y por si fuera poco remitió una carta a Bruselas, reprochando a la UE su intención de desarrollar una capacidad autónoma en materia de defensa.

Por otra, respecto a la situación en Venezuela, el Grupo de Contacto Internacional (creado por la UE y países latinoamericanos) enviará una una misión política a Caracas para analizar con todos los actores la situación. Habiendo descartado la “opción militar” que desea imponer el Pentágono y Trump.