Dom. 15. Dic 2019, Santa Fe - Argentina
Editorial

MIGUEL, EL MANDADERO DE DURÁN BARBA

MIGUEL, EL MANDADERO DE DURÁN BARBA

Pobre papel nacional...

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici)  Está claro que el gobernador santafesino, ante la suma de fracasos en su gestión como en sus ambiciones re-eleccionista, optó por asumir el papel de vocero extraoficial.

Desde hace meses, Miguel Lifschitz se ha lanzado a ocupar el espacio mediático con opiniones respecto a la elección presidencial del 2019. No contento con sostener la existencia de una “tercera vía electoral”, se dedica a introducirse en la interna del peronismo y a ‘elegir’ a uno, y a atacar a otros.

Realiza el trabajo ‘sucio’ desde una supuesta “izquierda”, que se complementa con el trabajo ‘sucio’ de la derecha y el neoliberalismo (liderado por el gobierno nacional y los medios hegemónicos).

La gestión de gobierno de Lifschitz hace agua por donde se la observe. Pero a él parece no interesarle. En lugar de estar preocupado por mejorar sus zafarranchos, se ha transformado en un “opinador” antiperonista. Nada niuevo por cierto…

Coincidiendo con el neoliberalismo impulsa al ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, como “el” candidato alternativo.

Posiblemente no sepa que en su momento dicho profesional cumplió con lo que le pidió el presidente Néstor Kirchner, pero luego mostró sus limitaciones ideológicas, por lo que fue sacado del medio.

La mejor demostración de qué es y significa Lavagna la presenta el propio Lifschitz al afirmar despectivamente que Alternativa Federal (sector interno peronista) "es más de lo mismo, es un sector del peronismo" (¿?).

Con lo cual deja en claro que –para él-, Lavagna… no es peronista (¡). Y de allí se entiende la preferencia de este dirigente socialista.

Asumiendo el mensaje instalado por el grupo Clarín, afirma: "Necesitamos un armado plural, transmitir un mensaje de superación de la grieta”. Para lo cual propone un amontonamiento de dirigentes de diversos partidos, que en definitiva, podrán ser una oferta electoral, pero no proponen cambio alguno al neoliberalismo instituído.

Está tan comprometido con la estratgia gatopardista del sistema imperante que el gobernador santafesino ha sentenciado: "Lavagna reúne una cantidad de atributos que lo hacen apropiado para el actual momento de crisis que atraviesa el país".

Para algunos socialista se trata de “una jugada genial” (¿?) del rosarino, para poder conseguir que desde el lavagnismo, lo convoquen a acompañarlo en la fórmula presidencial. Una maniobra que por cierto, apoyan desde la Casa Rosada, ilusionados con que dicha fórmula se convierta en “la tercara cómoda”… pero le garantice la reelección a Macri.

No en vano Lifschitz y su par cordobés – el neorperonista Juan Schiaretti- han comido un asado en Córdoba, analizando el fortalecimiento de esa “tercera vía”. No debiendo olvidarse que en 2015, la traea política de Juan Manuel de la Sota y Schiaretti resultó clave para el triunfo de Macri.

En Casa Rosada consideran que Lifschitz cumple a la perfección la estrategia pergeñada por el asesor todoterreno, Jaime Rolando Durán Barba…