Vie. 20. May 2022, Santa Fe - Argentina
Editorial

ARGENTINA, IRÁN, NICARAGUA E INJERENCISMO (Rodolfo O. Gianfelici)

ARGENTINA, IRÁN, NICARAGUA E INJERENCISMO (Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  El 10 de enero se produjo la asunción del presidente Daniel Ortega en un nuevo mandato presidencial. Al mismo estaban invitados representantes de diferentes países del mundo.

En ese sentido, Argentina participó con la asistencia de su embajador en Managua, Daniel Capitanich. Irán lo hizo con la presencia de Mohsen Rezai -viceministro para Asuntos Económicos-, encabezando la delegación.

Porqué referimos a estos dos funcionarios? Porque se ha generado un intercambio de comunicados de la cancillería argentina y de opositores al gobierno argentino.

Con la firma del Ministro de Relaciones Exteriores argentino, Santiago Cafiero, la cancillería expresó: "La Argentina reitera, como lo ha hecho en agosto pasado ante la designación de Rezai como vicepresidente de Asuntos Económicos de la República Islámica de Irán, que su presencia en Managua constituye una afrenta a la justicia argentina y a las víctimas del brutal atentado terrorista contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), cometido el 18 de julio de 1994", señaló la Cancillería.

Desde la misma área diplomática indicaron –tras el acto-, que el embajador Capitanich informó a sus superiores que “nunca se cruzó ni saludó a Rezai, ni sabía que estaba en el evento” (se hallaba en otra parte del predio).

Inmediatamente aparecieron en Argentina las voces desde la oposición expresando:

El diputado nacional macrista (PRO) Waldo Wolff, adelantó que “ante presencia cómplice de nuestra cancillería en acto en el que se encontraba presente oficialmente acusado por nuestra justicia de atentado a la AMIA con pedido de captura internacional estaremos presentando un pedido de interpelación urgente al canciller Cafiero".

Por su lado el exembajador argentino en Washington y Beijing, Diego Guelar, sostuvo que “El embajador Capitanich debería haber pedido su detención a la Interpol…complicidad expresa”.

Por su parte Maximiliano Ferraro, presidente de la Coalición Cívica-ARI, afirmó: “la presencia del embajador argentino en Nicaragua, Daniel Capitanich, en aval del dictador Ortega, junto a un acusado del ataque terrorista a la AMIA constituye un hecho de enorme gravedad. Vamos a exigir que el canciller Santiago Cafiero y Capitanich rindan explicaciones en el Congreso. Es una deshonra para el país y un insulto a la memoria. Vergonzoso que nuestro país siga avalando dictaduras e impunidad”. 

Y como era de esperar apareció la embajada de Israel en Argentina: “Lamentamos ver cómo unos de los acusados por la justicia argentina en la causa del atentado terrorista perpetrado contra la sede de la AMIA que se cobró la vida de 85 personas el 18 de julio de 1994, compartió un evento oficial con funcionarios argentinos... El Sr. Mohsen Rezai ha sido signado en el REPET (Registro Público de Personas y Entidades Vinculadas a Actos de Terrorismo y su Financiamiento) y sobre su persona pesa una circular roja de Interpol. Definitivamente, en memoria de las víctimas y sus familiares, repudiamos este tipo de acciones que solo honran la impunidad... Una vez más, condenamos el apoyo de Irán al terrorismo internacional y exhortamos a las autoridades nacionales e internacionales a hacer efectivas las medidas establecidas contra los acusados”

Frente a ello, es bueno hacer algunas aclaraciones, para evitar que el cambalache se instale como verdad:

·         Nicaragua puede recibir a quien quiera en sus actos. No tiene porqué informar a los asistentes de tales y/o cuales presencias y/o ausencias.

·         El representante argentino no sabía quienes asistían.

·         Daniel Ortega no es ningún dictador; ha sido electo democráticamente.

·         Si el asistente iraní está ‘acusado’, ello no significa que esté condenado.

·         Argentina no avala a ninguna dictadura ni la impunidad; más bien ha sido el anterior gobierno (Mauricio Macri, 2015-2019, y sus aliados) el que se vio apoyando el golpismo y a los terroristas en Venezuela, como el golpe de estado en Bolivia.

·         Israel no tiene porque inmiscuirse en temas que son del ámbito argentino.

A ello debe agregarse que la oposición e Israel ‘ahora’ salen a reconocer que existe () un pedido de búsqueda y detención de iraníes que impulsó Argentina, cuando por años ellos mismos sostuvieron que Cristina Fernández había “levantado” dichas ordenes ante Interpol...

Finalmente, si la oposición (y también desde Israel) no hubieran llevado adelante acciones y campañas en contra del Memorandum Argentina-Irán, posiblemente se podrían haber logrados avances en la investigación.

Resulta penoso que quienes gusta 'escupir el asado', se quejen porque el mismo tiene mal gusto...