Lun. 08. Mar 2021, Santa Fe - Argentina
Editorial

NO OLVIDAR: VICENTÍN O LOS MALOS PASOS DADOS

NO OLVIDAR: VICENTÍN O LOS MALOS PASOS DADOS

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Al final, lo que comenzó mal, terminó mal. Ya se expresó en un artículo de PrensaMare, de finales de julio de 2020.

Errores del gobierno nacional y fracasos del gobierno provincial santafesino, son la muestra de ello. Frente a tal situación, quedan algunos festejos de los que defienden la “propiedad privada”, como forma de mostrar su odio anti-gobierno nacional, y defensa de los delincuentes.

Así de claro y sencillo; y doloroso. Por lo menos para el grueso de la sociedad que no entiende absolutamente nada de lo que ha ocurrido con Vicentín, pero consume información y des-información mediática, donde concluye –lamentablemente- que se burlan de los ahorros del Estado, y que los “delincuentes nunca van presos”.

Porque la conducción de Vicentín, o sea el grupo de los que se autodefinen y los califican de “empresarios” o “la actividad privada”, llevaron al grupo al hiper-endeudamiento, se burlaron de los trabajadores, los productores y los acreedores, y se fugaron el dinero. Donde el Banco Nación es el principal acreedor local, porque la irresponsabilidad de Cambiemos (con Mauricio Macri y el radicalismo a la cabeza) le regaló dinero de los argentinos que… se esfumó.

El presidente Alberto Fernández emitió un nuevo decreto donde anuló la intervención de Vicentin. Algo así como decir: Hemos fracasado y ahora que el grupo se arregle solo…

Está bien ello…? No Fue una pésima noticia para los argentinos. Comencemos por el principio, porque es importante conocer ciertos datos claves de la economía argentina.

Por décadas, ha existido un planificado desarrollo de políticas para destruir el poder del Estado. Se hizo desaparecer a ELMA (la flota mercante estatal). Se perdió el control del transporte ferroviario. Se privatizaron los puertos. Se hizo desaparecer la Junta Nacional de Granos.

Como consecuencia de todo ello, el Estado ‘desapareció’ del control de la producción y exportación agrícola argentina. Todo en manos privadas. Inclusive la información de lo que se produce y/o exporta.

El Estado es observador; o lo que es lo mismo: la nada. No existe control sobre ninguna de las actividades que –por si fuera poco- es controlada en su casi totalidad (por no decir toda) por multinacionales extranjeras.

Allí termina todo…? No Porque al no poder controlar todas esas actividades, al final el Estado ni siquiera puede ejercer poder alguno en la… oferta de divisas (¡). Porque los agroexportadores hacen lo que quieren, al concentrar algo más del 45% de las ventas al exterior. Lo que significa que usen esos dólares para presionar, manipular, ‘secar’ o ‘inundar’ el mercado cambiario según sus necesidades y maniobras especulativas.

Dentro de este negocio, el grupo Vicentin se sitúa entre las 4 empresas locales. Pero no solo eso: es la n° 1 de esas 4 (¡). Con gran peso en el mercado cambiario,

Es la n° 6 entre las 10 primeras en volumen exportado. Ello significaba que si el Estado se quedaba con el control de dicho grupo, adquiría poder en una importante generadora de divisas. Lo que le permitía a su vez, intervenir en el… mercado cambiario

Allí radica una de las principalísimas oposiciones de la derecha, el anti-peronismo y los neoliberales a que el Estado pasara a controlar Vicentín (claro que ellos no lo dicen, y disfrazan sus verdaderas intenciones en la “defensa de la actividad privada”).

El mismo latiguillo que las 4 patronales del campo sostuvieron durante su engañoso ‘paro’ que le hicieron en el 2008 a la presidenta Cristina Fernández. En aquél momento -como ahora-, las poderosas agroexportadoras jugaron a favor de sus propios intereses y en contra del Estado. Las multinacionales aportaron dineros para los “cortes espontáneos” (¿?), las “movilizaciones”, los “piquetes” de ‘productores’. Ahora fueron las que fogonearon junto a los medios de comunicación hegemónicos y a Juntos por el Cambio (nueva denominación de Cambiemos), en contra de la intervención estatal de Vicentín.

El costo de la Resolución 125, con el impresentable vicepresidente y su “no positivo” (¿?) y la violencia fascistoide de los “comandos civiles” de la ‘mesa de enlace’, le costó mucho al país y al gobierno nacional en el 2008. Pero significó el claro triunfo de las multinacionales y el poder agroexportador bajo banderas argentinas y con la organización publicitaria (por si no lo sabían) de la agencia que le había armado la campaña electoral al derechista Ricardo López Murphy…

Ahora, repitieron su maniobra y lograron desarmar la endeble estrategia presidencial fernandista. Triunfaron; porque les queda abierta la puerta a lo que en definitiva quieren: que Vicentín no sea estatal. Y que, llegado el caso, si este grupo debe ser ‘liquidado’, se lo “comerán” entre ellos (o repartirán).

Las multinacionales agroexportadoras se relamen y refriegan las manos. Están a un paso de un gran bocado. La irresponsabilidad y/o incapacidad y/o indecencia de los “empresarios” vicentinos les deja a su disposición el deglutirse un grupo local, argentino.

Todo lo construido por décadas va a pasar a manos extranjeras (las principales exportadoras de granos y derivados). Una lástima, si; pero también, una vergonzante irresponsabilidad de los “empresarios” de Vicentín, que ha contado y cuenta con la colaboración o complicidad de políticos y dirigentes en general.

El 8 de junio de 2020 el presidente Fernández emitió el decreto de intervención con ‘promesa’ de expropiación. Se buscaba evitar la quiebra de Vicentín y que fuera absorbida por las multinacionales. Ahora todo se desmoronó. Mucho más la idea de algunos peronistas que creían que se avanzaría hacia crear una gran empresa nacional exportadora que se transformara en participante ‘testigo’ en el mercado de granos. Que respondiera a los intereses nacionales y populares. Todo se ha diluído…

Los responsables…? Bueno, no se los debe buscar afuera del gobierno nacional (y el provincial santafesino). Están adentro mismo. Por incapacidad; por desconocimiento; por falta de convicción; por no aceptar o no conocer lo que es y debe ser el peronismo; por inpetitud; por intereses…

Ya se sabía y se sabe cómo actúa la derecha y el neoliberalismo. Ellos mantienen su coherencia ideológica década tras década. Ante tanta simpleza de cómo actúa el enemigo, el que debe saber armar su estrategia es el campo nacional y popular. Ha quedado (lamentablemente) expuesto que en ello se ha fallado (o saboteado?).

Había que haber salido a hablar ante la sociedad de manera clara, sencilla, con palabras entendibles (como se hace con el coronavirus). Explicando en detalle y con gráficos que Vicentín fue llevada a la quiebra, para robarse sus activos. Que triangulaban en el comercio exterior (para evadir el pago de impuestos). Que declaraba menores exportaciones a las que realizaba. Que estafaba a los productores a los que les adquiría los granos. Que se robaban una parte de las retenciones que le efectuaban a los mismos productores (y que depositaban parcialmente). Que compraban soja en Paraguay y no pagaban gravamen pues era ‘mercadería en tránsito’, pero que luego era exportada como soja argentina. Que hicieron desaparecer cientos de millones de dólares que Mauricio Macri les regaló en créditos (imposible de haberse podido otorgar). Que realizaron un ‘reparto’ de bienes inmuebles a favor de familiares y ‘amigos’ para no disponerlos en caso de reclamo de acreedores. Que efectuaron maniobras de desnacionalización de activos, para burlarse de los acreedores internacionales. Que desde mitad del año 2019 existe una investigación judicial en tribunales de Nueva York, llevado adelante por acreedores internacionales…

Existían suficientes datos y causas como para que Alberto Fernández explicara a los argentinos el porque de la intervención. No lo hizo, y si sus intenciones eran buenas, quedaron en ello. Y en un fracaso de la Nación.

Había que explicarle a los argentinos que poco antes de terminar su gobierno, Macri les regaló más millones de dólares, que se ‘esfumaron’. Y días más tarde los “empresarios”... presentaron convocatoria de acreedores (con documental incompleta e irregular).

En los tribunales nuevayorkinos se habla lisa y llanamente que 6 grandes bancos internacionales han sido defraudados en una planificada maniobra de los vicentines…

Acaso los que defienden “la propiedad privada” no son los que reclaman normas claras y transparentes…? Bueno: allí tenía otro elemento el presidente Fernández, como para explicarle a los argentinos porque se intervenía Vicentín. Pero no lo hizo.

En medio todo esto, también es bueno explicar que las fallas desde el gobierno nacional le dieron ‘aire’ u ‘oxígeno’ para que el juez Fabian Lorenzini se transformara lisa y llanamente en un empleado vicentista; protegiendo sus acciones y su irregular proceso concursal; y hasta se sospeche que se busca evitar que tengan que responder penalmente por sus conductas…

Y ahora…? Bueno, el ahora es la gran incógnita, porque el gobierno nacional debería pensar en qué hacer ante semejante incapacidad. Avanzar? Retroceder (aún más)? Mirar para otro lado?

Todo es una gran incógnita. Lo concreto es que se ha perdido una oportunidad histórica, que podría haber servido de base como para que el país comience a revertir la claudicante situación del Estado.

Alguien investigará ahora, o habrá que esperar que desde EEUU llegue el pedido de extradición de los “empresarios”, para en el más corrupto país del mundo nos den una clase de justicia, que los argentinos somos incapaces de llevar adelante…?

Datos de importancia…

·         Las exportaciones argentinas (de granos, legumbres, aceites, harinas) está hiper-concentrado. El 90% de lo que sale del país es controlado por 10 firmas cerealeras.

·         De esas 10 empresas, 6 son extranjeras; ellas controlan casi el 65% de las exportaciones.

·         Las otras 4 firmas (nacionales, aunque dentro del manejo de las multinacionales) controlan el 28% de las exportaciones.

·         Estas 4 firmas general casi el 45% de las divisas que ingresan al país por exportaciones.

En el año 2019 se vendió al exterior por 65.000 millones de dólares. Esas 4 firmas nacionales se quedaron con elmanejo de 29.000 millones de dólares. Una de estas firmas fue… Vicentín.