Mar. 22. Oct 2019, Santa Fe - Argentina
Ámerica

ESCÁNDALO: EL ‘BOLSO’ DE BOLSONARO

ESCÁNDALO: EL ‘BOLSO’ DE BOLSONARO

Y la lucha contra la corrupción...?

RÍO DE JANEIRO-BRASIL  (por Mario Ferretti)  Hace algo más de un mes los brasileños se enteraron de un manejo (al menos) sospechoso de dineros, en cuentas vinculadas al hijo de Jair Bolsonaro (según el Ministerio de Hacienda).

No solo es el hijo Flavio Bolsonaro, sino diputado estadual de Río de Janeiro. El tema es de tal magnitud y gravedad –lavado de activos- que se conoció de una extensa reunión entre ambos, y como consecuencia de lo cual se dispuso que Bolsonaro suspendiera la conferencia de prensa prevista en el Foro Económico Global de Davos. Un duro golpe mediático pues se trataba de la primera salida al exterior ya con la banda presidencial.

La TV Globo indica que Flavio Bolsonaro, cobró 30 mil dólares entre junio y julio de 2018, que le eran depositados en una agencia bancaria de la Legislatura de Río. Quienes conocen el tipo de manejo que los delincuentes realizan para no ser detectados por las autoridades indican que se aplicó para estos depósitos.

Todos apuntan a Flavio Bolsonaro y a su asesor Fabricio Queiroz, que han sido investigados por el Ministerio Público carioca, y el Coaf (organismo de control financiero del Ministerio de Hacienda).

Respecto al cargo de ‘asesor’ que ejerce Queiroz, debe decirse que excede dicha actividad pues ambos son amigos desde los años 80 cuando eran militares en actividad. Para peor (para ellos), una de los tranferencias recibidas… fue para la primera dama Michelle Bolsonaro.

Un Queiroz que ha tenido a sus hijas y cónyuge como empleadas de la familia presidencial… Agravándose la situación al descubrirse que el ‘asesor’ realizó movimientos bancarios por 400.000 dólares. Un monto que no puede justificar en base a su salario.

Resulta evidente que si este tema hubieran querido que se conociera antes, los poderes ocultos lo hubieran echo “filtrar” a la prensa. De allí que se sospecha que se trata de todo un mensaje que le envían a Bolsonaro. O en calidad de “advertencia” o porque no ha cumplido algún compromiso desde que asumiera el 1° de enero.

Bolsonaro ganó las elecciones por ser el candidato del sistema, de EEUU y de los poderosos medios hegemónicos. Un tema similar a lo sucedido años atrás en Argentina, con Mauricio Macri. Habiéndose coincidido además en ambas campañas electorales, en que se realizaron ilegales manejos en las redes sociales (con fake news) que nunca han sido investigados, como así tampoco las sospechas de acciones ilegales de ambos candidatos.

La coincidencia entre ambos ‘nuevos’ políticos está en que no forman parte del riñón del poder del establishment. Son solo ejecutores de planes de los poderosos, y no poseen el restaldo total de ellos.

Por ello, a poco de comenzar a transitar su mandato, ya existen ciertos sectores que comienzan a ver como “confiable” al vicepresidente, el general retirado Hamilton Mourao.

Se trata de un personaje íntimamente ligado con el poder de las Fuerzas Armadas, que –en verdad- son el respaldo ‘serio’ del actual gobierno. La información que el poderoso grupo comunicacional O’ Globo, ya la tenían disponible desde antes de las elecciones…

Si no se lo dio a conocer antes que los brasileños votaran, fue justamente porque esos medios, los investigadores y la propia justicia estaban alineados electoralmente junto a Bolsonaro. Si se hubieran conocido este sospechoso manejo de dineros, se le habría caído al candidato su bandera electoralista de la “anticorrupción”.

Los que tienen memoria recuerdan que en 1989, O’Globo respaldó y silenció lo que sabía del candidato Fernando Collor de Mello. Luego que éste venció en segunda vuelta a Lula, el mismo grupo comunicacional fue el encargado de llevar adelante la campaña contra la corrupción de… Collor de Mello. Lo que lo llevó a renunciar en 1992.

Porqué actúa así este, el grupo más poderoso de América Latina…? Sencillo: ocurre que Bolsonaro se habría “olvidado” de su deuda para con el grupo y habría elegido como su socio comunicacional al grupo Record (controlado por la Iglesia Universal del Reino de Dios).

Lo que significa que no es una disputa de honestos contra corruptos, sino de intereses económicos. Un tema del que quizás Bolsonaro poco entienda, pues él es un hombre de armas...