Vie. 22. Nov 2019, Santa Fe - Argentina
Notas

CUBA CAMBIA Y SE FORTALECE

CUBA CAMBIA Y SE FORTALECE

Ante el despiadado accionar de occidente...

CIUDAD DE MÉXICO-MÉXICO  (PrensaMare)  Nuevo pasó histórico en Cuba. La Asamblea Nacional estrenó un nuevo esquema de gobierno.

Se ha ratificado la restructuración que tiene como objetivo optimizar la gestión. Además, se dispuso nombrar a Miguel Díaz-Canel (foto) como presidente. Y han salido del Consejo de Estado los últimos representantes de la generación que hizo la revolución.

Hechos contundentes que demuestran la fortaleza de la Revolución. Y constituye una respuesta para quienes observan (y respaldan) el reforzamiento de la política anti-cubana de Washington.

En 19 de abril fue proclamada la nueva Constitución tras un referéndum. Ahora la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento) designó a Díaz-Canel y Salvador Valdés Mesa como presidente y vice por 5 años (prorrogable a un mandato adicional).

Díaz-Canel es un ingeniero de 59 años. En 2018 sucedió a Raúl Castro, y ahora dispone de 3 meses para designar el primer ministro y a los gobernadores de las 15 provincias (nuevos cargos).

De esta forma, los cubanos vuelven a tener presidente (cargo desaparecido hace 43 años). En estas (algo más de) 4 décadas, la conducción política recibía los títulos de presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, además de ocupar el puesto de primer secretario del Partido Comunista.

Cuba asiste a un reparto del poder a la par de un relevo generacional.

Han sido electos asimismo, los miembros de un Consejo de Estado (excluidos los últimos representantes de la generación de la Revolución). Esteban Lazo (líder de la Asamblea Nacional), fue designado presidente del Consejo de Estado de 21 miembros. Habiendo sido exluidos los comandantes Ramiro Valdés (87 años), y Guillermo García (91), que eran los últimos representantes de la generación que combatió con Fidel Castro y el Che.

Mientras tanto, Raúl Castro (que también es diputado) continuará como secretario del Partido Comunista.

La idea está pensada para separar poderes, a la vez que fortalecer a los gobiernos provinciales. El Consejo de Estado es el principal órgano de la Asamblea, el Poder Legislativo del Estado.

Ello no significa que podrán proliferar los partidos políticos; en Cuba se mantiene el modelo unipartidista.

La redacción, discusión y puesta en vigencia de la nueva Constitución no se hizo ‘de arriba abajo’, o de manera imperativa, sino que fue el resultado de un gran debate interno. Ello generó la participación y movilización popular.

Se han dispuesto transformaciones políticas, que deberán ser acompañadas con cambios en la política económica. No se tocarán los logros de la Revolución, aunque habrá una adaptación para avanzar en desarrollos, rompiendo con la burocracia y la rigidez.

Si los estadounidenses y los europeos pensaban que con el endurecimiento de las medidas que Washington aplica a Cuba desde hace 6 décadas, y la muerte de Fidel Castro se produciría una afectación o debilitación de la Revolución, se han equivocado.

Cuba da una respuesta de actualización, con un salto hacia adelante, para rectificar los errores internos.

El país sufre un accionar criminal, que incluye el bloqueo a la llegada de combustibles; la imposibilidad para que empresas de todo el mundo operen libremente en Cuba; bloqueo al envío de remesas; y hasta la prohibición de transacciones bancarias.

El llamado “mundo libre” muestra su peor fase, aplicando el totalitarismo de su ideología.