Mar. 12. Nov 2019, Santa Fe - Argentina
Eco-Ambiente

FRANCIA, LOS ALCALDES Y LOS AGROTÓXICOS

FRANCIA, LOS ALCALDES Y LOS AGROTÓXICOS

Tema candente...

PARÍS-FRANCIA  (PrensaMare)  La presión ciudadana se hace sentir. Por ello, los alcaldes de París, Lille, Nantes, Grenoble y Clermont-Ferrand decidieron prohibir  pesticidas en sus territorios.

Si bien se trata de ciudades que no poseen grandes extensiones de cultivos, el hecho alcanza una gran importancia política y simbólica. Tales urbes se han sumado a numerosos alcaldes rurales que lanzaron una batalla para presionar al gobierno francés (para rechazar el uso de agrotóxicos).

En el comunicado conjunto expresan que "Se trata de una iniciativa concertada para hacer cambiar la ley y contribuir a proteger el patrimonio inestimable de la biodiversidad en nuestros territorios y la salud de nuestros conciudadanos".

Frente a ello, el gobierno francés pretendió descalificar la acción conjunta de los alcaldes, diciendo que es un “golpe de efecto”. Pero lo concreto es que de esta forma manifestaron el apoyo a las decenas de alcaldes rurales que en las últimas semanas prohibieron con decretos el uso de pesticidas.

El primer alcalde en tomar la iniciativa fue Daniel Cueff (de Langouët), que estableció por decreto que la distancia mínima entre los cultivos con pesticidas químicos y las zonas residenciales debía ser, como mínimo, de 150 metros. Su decreto fue revocado por la justicia, argumentando que el alcalde no poseía competencia sobre el uso de pesticidas.

Mientras cada vez más se reclaman acciones contra los agrotóxicos, la propuesta actual del gobierno es fijar una distancia mínima de 5 o 10 metros (¡). Algo considerado insuficiente por ecologistas y asociaciones.

Desde 2017 (por ley), está prohibido el uso de productos químicos en los espacios verdes y en el espacio público. Solo pueden usarse productos fitosanitarios de origen natural. Pero la decisión de las ciudades se aplica principalmente a los espacios verdes de empresas y de zonas residenciales. Komités, citó un estudio privado del Taller Parisino de Urbanismo, que estimó que la superficie concernida por la prohibición decidida afectará a unas 600 hectáreas en París.

La ministra de la Transición Ecológica, Elisabeth Borne, afirmó que el anuncio de las cinco ciudades era un "golpe de efecto" en Twitter. Te a ello, concejales, organizaciones ambientalistas y generales y militantes instaron a los alcaldes de toda Francia a multiplicar los decretos antipesticidas.