Jue. 02. Abr 2020, Santa Fe - Argentina
Argentina

LOMBARDI O CÓMO DESTRUIR EL ESTADO DESDE ADENTRO

LOMBARDI O CÓMO DESTRUIR EL ESTADO DESDE ADENTRO

Planificada acción...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  El paso del macrismo por el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos (SFMyCP) quedará signado por su destrucción.

Reciéntemente se ha denunciado que han sido borradas de sus plataformas digitales 2.200 horas de series y documentales que habían sido financiadas por el último gobierno de Cristina Fernández. El odio ideológico no tiene límites, y se perjudica a toda la Nación.

Hernán Lombardi –su responsable-, paralizó la producción de contenido audiovisual estatal. Pero no contento con ello, y los despidos y persecuciones, ha dado de baja buena parte de producciones audiovisuales fomentado por el Estado argentino entre 2011 y 2015.

El informe del investigador Ezequiel Rivero (publicado en Letra P), indica que a septiembre de 2019 hay "al menos 2289 horas" de contenidos públicos fuera del alcance público.

"Si se le suman los contenidos ‘cedidos’ al ex BACUA por universidades, productores, la Secretaría de Cultura y otras dependencias del Estado, el número de horas invisibles asciende a 2808", afirma el hombre que pertenece al Conicet vomo investigador e integra el Programa de Industrias Culturales y Espacio Público de la Universidad Nacional de Quilmes.

La política de Lombardi no ha sido inocente, errónea o casual. Respondió a un claro pensamiento ideológico de vaciar, aniquilar y destruir los medios públicos. Con las modificaciones, renovaciones y actualizaciones de las plataformas de video estatales (de acceso gratuito y público), se "perdieron" miles de horas de producción surgidas de los concursos organizados por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisulaes (Incaa) y el Ministerio de Planificación entre el 2011 y 2015.

El gobierno de Mauricio Macri abandonó el "Plan de fomento" a la producción audiovisual impulsado en ese período de gestión peronista, y además se buscó reducir o eliminar la oferta cultural y gratuidad a la ciudadanía.

La mayor parte de la destrucción ha sido de contenidos infantiles (728 horas) que llegaban gratis a los más pequeños. Y se sacaron de oferta otros ciclos producidos para la señal pública de TDA: Acua Mayor (431 horas) y por los Polos Audiovisuales (282 horas) que generaban contenidos desde las provincias.

Tampoco se puede acceder a cerca de 200 horas de series de ficción y un número similar de documentales. Y se borraron de la web, ciclos enteros que se emitieron por los canales Encuentro, Pakapaka y DeporTV.

Rivero concluye que ni los costos del soporte tecnológico ni los derechos de autor son factores que explican la ausencia de todo ese material. Lo que se buscó es que el ciudadano común no pueda acceder al material en forma gratuita. "Luego del cierre de la plataforma de video a demanda CDA en 2016 (el primer “Netflix argentino”), algunos de los contenidos de fomento se repusieron inicialmente en el entonces Odeón, hoy renombrado Cine.ar Play (el segundo Netflix), un proyecto virtuoso orientado al cine nacional, elaborado por el INCAA y ARSAT. Sin embargo, más tarde un cambio en el perfil de este servicio redujo al mínimo la presencia de producciones de fomento. Conectate.gob.ar, otra plataforma de video a demanda estatal hoy también desactivada, reunía contenidos de los canales Encuentro, PakaPaka, DeporTV y el portal Educ.ar. Finalmente, en mayo de 2018 el Sistema Federal lanzó el tercer (o cuarto) “Netflix argentino”, Cont.ar, una plataforma híbrida que concentra video a demanda, streaming en vivo de radio y televisión, podcasts, entre otros contenidos. Allí también se recupera una porción reducida de los contenidos totales del ex BACUA".