Lun. 08. Mar 2021, Santa Fe - Argentina
Opinión

UN GRINGO BUENO EN… (Carlos P. Morales)

UN GRINGO BUENO EN… (Carlos P. Morales)

CARACAS-VENEZUELA  (por Dr Carlos Pèrez MoralesUn gringo bueno en la isla nena Puerto Rico.

Vieques, la Isla Nena como la llamó el poeta  Luis Llorens Torres, sufrió de la presencia de la Marina estadounidense durante más de 60 años.  La Isla pertenece al archipiélago de Puerto Rico, en el Caribe y se encuentra localizada al Sureste de la "Isla Grande" (Puerto Rico).

Vieques fue ocupado por la Marina de los Estados Unidos en 1947, cuando se designó a la base Roosevelt Roads como una instalación de entrenamiento naval y un depósito de almacenamiento y comenzó a utilizar la isla para prácticas de tiro y desembarcos anfibios por parte de decenas de miles de marineros e infantes de marina. Al expandir su expropiación a las tres cuartas partes de Vieques, la marina utilizó la sección occidental para su almacenamiento de municiones y la sección oriental para sus bombardeos y juegos de guerra, mientras apretujaba a la población nativa en la pequeña franja de tierra que los separaba.

La Marina bombardeó Vieques desde el aire, la tierra y el mar, incluyendo con armas biológicas Las prácticas de tiro dañaron casas y otras estructuras con grandes grietas y se dañaban permanentemente, sin que los dueños recibieran una debida compensación de parte de la Marina. La salud de los viequenses se afectó con enfermedades muy peligrosas como el Cáncer. La prevalencia de esta peligrosa enfermedad resultó ser mucho más que en la Isla grande.

Éstas eran las condiciones del pueblo viequense cuando llegó un gringo procedente de Boston, MA. para estudiar esas condiciones y la lucha contra la Marina como un requisito de Tesis para el grado de Maestría en la Universidad de Massachusetts. Ese gringo se llamaba Robert Rabin.

Muy pronto Rabin decidió quedarse en Vieques y abrazó la lucha por sacar la Marina de Vieques. Junto a pescadores a los cuales la Marina les rompía sus Artes de Peca y les vedaba las mejores aguas de Vieques para practicar la misma, luchó promoviendo la desobediencia civil.

Se convirtió en un profesor de Historia y aprendió todo lo que pudo sobre la Isla. Compartió sus amplios conocimientos con los niños viequenses y hacía gira con ellos para demostrarles los problemas de la emigración. Luego pasó a ser el director del Museo Fuerte Conde de Mirasol, el cual dirige actualmente.

Robert Rabin, junto a líderes pescadores como Carlos “Taso” Zenón, organizaron y fundaron el Comité Pro Rescate y Desarrollo de Vieques, en colaboración con otros líderes de la isla municipio, entre ellos su compañera Nilda Medina y Myrna Pagan, de la Alianza de Mujeres Viequenses. Se convirtió en el líder máximo de la lucha mediante el uso de la defensa civil en la Isla. Miles de personas fueron encarceladas por Estados Unidos por entrar a los terrenos de la Marina en Vieques, incluyéndolo a el y a otros líderes.

Pero el incidente que llevó a alcanzar masivas protestas fue la muerte de un guardia civil viequense David Sanes Rodríguez, quien era un empleado civil de la Marina de los Estados Unidos que trabajaba como guardia de seguridad en la Instalación de Entrenamiento de Armas de la Flota del Atlántico de la Marina en Vieques. Sanes Rodríguez murió cuando dos bombas Mk 82 de 500 libras de un caza Marine F / A-18C Hornet aterrizaron a 100 yardas de un puesto de observación claramente identificado en la cima de una colina en el que Sanes Rodríguez estaba trabajando.

La lucha por sacar la Marina de Vieques recibió el respaldo de la Iglesia Católica y de muchas Iglesias protestantes, también se unieron destacadas personalidades de la Isla y de Estados Unidos. Además, se unieron a la lucha numerosos políticos, incluyendo a la gobernadora Sila María Calderón.

Los viequenses, obtuvieron la victoria en mayo de 2003 cuando se oficializó el cese de las maniobras de la Marina de Guerra estadounidense.