Sab. 28. Nov 2020, Santa Fe - Argentina
Di tutti

DOBLE CRIMEN SIN ENTENDIMIENTO...

DOBLE CRIMEN SIN ENTENDIMIENTO...

LECCE-ITALIA  (PrensaMare)  Hubo una rápida investigación y Carabinieri tuvo diferentes hipóstesis para esclarecer el doble asesinato de la pareja Daniele De Santis y Eleonora Manta (33 y 30 años respectivamente).

Vecinos testigos declararon haber escuchado que la mujer gritaba: «Andrea, no». Aparentemente ese sería el nombre del asesino. El cual era conocido de la pareja, pues había ingresado sin problemas al inmueble que habitaban.

Inclusive se dirigió a la cocina, donde tomó un gran cuchillo (tipo carnicero) con los que los atacó. Pero otra teoría sostuvo que Andrea es el nombre del vecino al inmueble que habitaba la pareja, y que la mujer habría gritado ese nombre pidiéndole auxilio.

También se trabajó en le informazioni sulla vita pubblica e privata dei due ragazzi offrivano. Interrogaron a un hombre de nombre Andrea (37 anni, vendedor de periódicos, nacido en Aradeo, un piccolo centro a 5 chilometri da Seclì, il paese di Eleonora Manta).

Se detectó que Eleonora in passato aveva avuto un fidanzato di nome Andrea. Situación que lleva hacia la hipótesis de una posible venganza de un exnovio de la joven.

Los médicos dejaron trascender que después de estar en el lugar de los hechos y las autopsias, quedó demostrada una inaudita barbarie del criminal. El arma usada (coltellaccio da macellaio, cuchillo de carnicero) se asemeja a un machete o una katana. No ha sido hallada.

Está claro que la pareja conocía a este personaje, y jamás imaginaron sus intenciones. Por ello lo dejaron ingresar al inmueble. También se estableció que al momento del ataque habría utilizado guantes (de piel negra).

Además, se evaluaron antecedentes de los encuentros dirigidos por el árbitro en los últimos tiempos, a sabiendas de la existencia del amaño de partidos que manejan sectores mafiosos. A la vez que se analizaron relaciones de ella, laureada en leyes que meses atrás había ganado un concurso en el INPS (Istituto Nazionale della Previdenza Sociale, en la ciudad de Brindisi).

Finalmente el crimen…

Fue esclarecido. El responable fue un estudiante de medicina de 21 años, llamado Antonio de Marco. Había compartido piso con la mujer y debió dejar la vivienda cuando su novio decidió mudarse allí.

Al ser llevado al interrogatorio, inicialmente negó cualquier participación, hasta que finalmente se quebró y confesó el crimen: “Hice una tontería. Sé que me equivoqué. Los maté porque estaban demasiado felices y por eso me enojé”. Su declaración fue ante el fiscal jefe de Lecce.

De Marco se encontraba realizando sus prácticas en el hospital Vito Fazzi y sus compañeros lo describieron como un "estudiante modelo, pero introvertido, cerrado, con pocos amigos”.

Un elemento que resultó de importancia para el caso fue que las cámaras de seguridad de la zona captaron Antonio de Marco caminando con mucha tranquilidad cerca del lugar y pocos minutos después de la hora del crimen.

Pero además, existió un hecho llamativo, que los medios locales resaltaron y fue un posteo que hizo en su perfil de Facebook: “Deseo de venganza. Un plato para servir frío. Es cierto que la venganza no resuelve el problema, pero por unos instantes te sientes satisfecho”, escribió.

Luego, con el paso de los días todo se fue simplificando y quedó al descubierto este doble crimen que –en el fondo- no tiene entendimiento serio.