Mar. 17. Set 2019, Santa Fe - Argentina
Economía

QUIÉN ES HERNÁN LACUNZA...?

QUIÉN ES HERNÁN LACUNZA...?

Un conocido del neoliberalismo...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  El hombre ejerció como ministro económico de la bonaerense Maria Eugenia Vidal. Se encontraba de vacaciones en Neuquén, cuando se enteró que el presidente lo elevaba a suceder a Nicolás Dujovne, y le enviaba el avión Tango 10, a buscarlo.

Así llegó Hernán Lacunza a jugar en la ‘gran liga del PRO’…

Porque llegó a ella…? Porque hizo los deberes a la perfección, hiper-endeudando a la provincia de Buenos Aires, y ajustando en todo lo que Macri exige que se ajuste: salud, educación, cultura, producción, jubilación…

Se trata de un político que no tiene los títulos académicos en el exterior. Lo cual es una diferencia con quienes rodean al mandatario, y que constituyen (lo siguen siendo…?) “el mejor equipo de los últimos" tiempos.

Casi se diriía que es un ‘raro’ en un ambiente de ‘especialistas’, Ceos, ‘académicos’, ‘expositores’, ‘conferenciasta’ y ‘prestigiosos’ del establishment.

En los ámbitos políticos bonaerenses afirman que no fue elegido para acompañar a Vidal, sino que quedó allí, porque ningún otro quería acompañarla… Casi por descarte se transformó en ministro.

Llega a la Nación con el antecedente de haber llevado a la provincia al rojo vivo La hiper-endeudó irresponsablemente. Con el territorio provincial que más conflictos laborales ha tenido en los últimos 3 años, y con el desempleo superando la media nacional.

En un país normal, Lacunza no podría ascender a nada Es más… debería haber sido enviado al descenso, si se apela a palabras futboleras.

Para algunos analistas su función será la de poner la cara, en la transcisión.

Que haya llegado al ministerio, estando de vacaciones (con el país en llamas), es la mejor demostración de su origen macrista…

La provincia que deja ha tenido una cosecha record (aumentó el 12%). Pero frente a ello, en el primer trimestre del 2019, sufre una caída del 6,1% en el nivel de actividad provincial; y una baja industrial del 14% en el último año. Donde se perdieron 60.000 puestos de trabajo en la producción. Y donde su gestión hizo reducir sustancialmente los presupuestos destinados a la salud; a la seguridad; y a la educación.

Nada es casual. Llega a la Nación, porque hizo perfectamente bien los deberes macristas en suelo provincial.

El endeudamiento producido a los bonaerenses lleva a que el pago de intereses de la deuda externa creciera el 98% en el primer trimestre de este año (con respecto al año anterior). No contento con agrandar la deuda provincial, acortó el plazo promedio de vencimientos en casi 2 años. Pero además, creció la participación de la deuda en moneda extranjera. Incrementó el 25% relación entre deuda y los recursos de la provincia. Buenos Aires ha sido llevada a reducir su capacidad de pago; todo lo cual se agrava con cada devalución (por la deuda tomada en dólares y euros), con una recaudación en pesos.

Cuando Lacunza comenzó su tarea hiper-endeudadora de Buenos Aires, su Subsecretario de Finanzas era su conocido… Guido Sandleris. Si; el mismo que ahora es el presidente del Banco Central. Esa pareja ha sido –años atrás- la principalísima responsable de la más intensa etapa de endeudamiento bonaerense. Un Lacunza que integró la Fundación Capital, que presidía Martín Redrado. Claro, también se conocían de antes. De cuando Redrado fue secretario de Relaciones Económicas Internacionales en la Cancillería (en 2002, cuando el titular de ese ministerio era Carlos Ruckauf, bajo la presidencia de Eduardo Duhalde). Allí ubicó a Lacunza como Director del Centro de Economía Internacional.

Más tarde, cuando el funcionalísimo Redrado fue presidente del Banco Central (con Néstor Kirchner), lo llevó a Lacunza como Gerente General. Tras ser despedido Redrado porque se opuso a la política del presidente (¡), Lacunza se acercó al PRO, y se transformó en Gerente General del Banco Ciudad (cuando el mismo estaba bajo la órbita del jefe de gobierno, Mauricio Macri). Permaneció hasta diciembre de 2015, en que pega su salto como ministro de Hacienda de la gobernadora Vidal.

En su momento, Lacunza integraba el equipo argentino que viajaba a Washington a reunirse con el FMI. Allí tomó contacto con Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del organismo.

Esta relación podría resultarle ‘buena’, para negociar con el FMI que no se frene el desembolso de 5.400 millones de dólares comprometidos para la primera quincena de septiembre. Cuenta con la ‘ayuda’ de Donald Trump, que –por ahora- sigue firme en tratar de calmar el incendio argentino (por lo menos hasta que Macri pierda su re-elección).