Vie. 23. Ago 2019, Santa Fe - Argentina
Política

AMIA Y DISCURSOS LAMENTABLES

AMIA Y DISCURSOS LAMENTABLES

O cuando priman intereses foráneos...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  Se cumplieron 25 años del atentado a la sede de la Amia. Un hecho criminal y repudiable que sufrió el país. Nada justifica el suceso.

Sin embargo, tampoco es saludable ni respetuoso que quienes se autocalifican ‘dueños’ de la representación de las víctimas y/o la colectividad judía argentina, transformen un respetuoso recuerdo en un acto político internacional.

Es más: es repudiable y deberían pedir perdón por semejante uso de las muertes de ciudadanos argentinos.

Lo cierto que los organizadores han buscado seguir instalando la existencia de impunidad, con lo que arrojan un manto de sospecha y de culpabilidad sobre todos los que no son víctimas. O sea: ellos se consideran los representantes/herederos políticos e históricos de los muertos tomándolos como judíos. Y el resto –que no lo son-, pasan a convertirse en sospechosos.

Los organizadores manifestaron las “teorías”/inventos de la CIA y el Mossad respecto a los responsables del suceso, sin aportar absolutamente ninguna prueba. Esos dirigentes argentinos, de entidades judías, solo repiten y toman como verdaderas las historias impuestas por potencias extranjeras y los medios de comunicación hegemónicos.

En esa escandalosa maniobra, esos mismos dirigentes sostienen que el fiscal Natalio Nisman fue asesinado (¿?) por haber sido el fiscal de dicha causa judicial. Cuando nada prueba que haya sido asesinado, y además, él mismo no hizo absolutamente nada por esclarecer el suceso, y solo recurrió a un brulote armado por la inteligencia estadounidense.

Para estos mentirosos de escasa monta, todo se resumen en un sencillo acto político: la puesta en práctica del Memorando de Entendimiento con Irán. Justamente la más importante de las apuestas políticas realizadas por Argentina, para tratar de avanzar en un esclarecimiento que otras potencias, sus servicios de inteligencias y numerosas entidades/partidos políticos/“personalidades”/prensa/etc… desean que se esclarezca.

Resulta de un oportunismo bajo el incluir a Nisman (el de las llamativas inversiones inmobiliarias; el de los viajes con acompañantes femeninas pagas; el que vacacionaba sin “tomar vacaciones” administrativamente hablando; el de las alegres fotos con sonrientes chicas con consolador en mano incluído…) dentro de un acto semejante.

Que desde la dirigencia judía pregunten porque no existe esclarecimiento ni responsables presos, suena a una broma de mal gusto. O a lo máximo de hipocresía.

Afirmar que Hezbollah hizo el atentado, porque –afirman- puede conseguir fondos (¿?), tiene redes continentales (¿?), y financia el terrorismo (¿?), suena a muy poco. Máxime que dichas “explicaciones” provienen de EEUU e Israel…

Seguir afirmando que Alberto Telleldín es culpable de haber provisto la trafic para el atentado, ya es poco (pero muy poco) creible. Afirmar que Nisman murió por su tarea en la causa, suena delirante.

De allí que, cuando un dirigente afirma que con la causa Amia o el atentado nunca tuvieron “interés político”, ya es tragicómico. Por respeto a los 85 muertos argentinos, ciertos personajes deberían dar un paso al costado.