Vie. 20. May 2022, Santa Fe - Argentina
Editorial

DE PADRES E HIJOS, Y MONARQUÍA JUDICIAL

DE PADRES E HIJOS, Y MONARQUÍA JUDICIAL

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Se suele afirmar (muy pomposamente) que “los jueces hablan por sus fallos”. Una forma de sintetizar que su actividad debe ser analizada, merituada y/o evaluada, según su trabajo.

Sin embargo, la justicia argentina desde hace años (más bien dácadas), a través de sus protagonistas se ha ganado un lugar en ambientes faranduleros, policiales, económico-financieros, constitucionales, de espionajes y hasta construyendo antremados con embajadas y agencias de inteligencia de países extranjeros.

Y muy en minoría, en cuanto a su actividad principal.

Dentro de esta situación –que tomamos a partir del regreso a la democracia en diciembre de 1983-, hemos tenido antecedentes de una justicia designada por militares golpistas; avalando fusilamientos, torturas y persecuciones; y hasta hubo quienes ‘juraron’ por las bases del autodenominado: ‘proceso de reorganización militar’...

Pero regresando a esos tiempos finales de 1983, y avanzando hasta ahora, han transcurrido 38 años, y es el único poder que no se ha democratizado. Porque el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo –aún con todos los cuestionamientos que se le puedan realizar-, han cumplido con el camino y cambios que estableció la democracia. Sin embargo, el Poder Judicial, sigue siendo ‘intocable’.

Se trata de un poder cerrado, alejado de la sociedad; hasta tal punto que es común, corriente y está totalmente aceptado por el grueso de la sociedad que existe una “justicia para ricos y una justicia para pobres”.

Un sector social que se autoprotege, autoregula, y que no rinde cuentas a nadie. Que actúa corporativamente; y que ha demostrado (entre 2015 y 2019) no tener ningún problema en transformarse en un poder al servicio de una alianza política. Rebajando a la justicia al simple papel de instrumento de un grupúsculo político que aplicó en el país un plan de destrucción, exclusión, persecución y engaño.

Apareciendo entre sus ‘hitos’ más referenciales el hecho que el presidente intentó imponer a dos integrantes de la mismísima Corte Suprema de la Nación, violentando las normas vigentes (¡). Un hecho tan escandaloso y repudiable, que desde las propias filas de dicha alianza política se opusieron.

Fue así que finalmente, ante tamaño fracaso político, el mandatario Mauricio Macri debió ‘aceptar’ y cumplir con las exigencias pertinentes para la designación de sus pretendidos designados a dedo.

Si esa maniobra ya era totalmente cuestionable, el hecho que ambos protagonistas de ese escándalo, los abogados Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, no se ‘bajaran’ de sus candidaturas, ya ha sido un hecho sin límite alguno.

Porque ambos pretendieron ingresar al máximo tribunal de justicia nacional ‘por la ventana’. Como no lo consiguieron, decidieron cumplir con las normas que semanas antes intentaron violar...

Bueno: con estos dos integrantes de dicho cuerpo a la cabeza, funciona la justicia argentina. Algún habitué a las costas santafesinas –de donde es Rosatti-, diría sabiamente que “El pescado se pudre por la cabeza”; y apelando al origen de los antepasados de este personaje también diría: "il pesce marcisce dalla testa”.

Continuando con este breve relato, tenemos que en los últimos meses se han producido ciertos hechos donde el propio Rosatti -al que apodaban en sus tiempos de políticos “zapatitos blancos”-, ha dado bastante tela para cortar.

Por un lado, tiene una causa abierta en un juzgado en la provincia de Santa Fe; por el otro, aportó su voto autoeligiéndose, para convertirse en el titular de la Corte; y además, su hijo –hombre de la justicia, también...-, ha sido noticia.

Es cierto que los padres no son responsables de las acciones de sus hijos; y también que los hijos no son responsables de las acciones de sus padres.

Pero ello tiene alguna excepcionalidad, cuando se trata de hombres pertenecientes a una justicia monárquica. Porque ese es otro de los hechos cuestionables y repudiables de esta justicia argentina. Que a medida que ciertos personajes van alcanzando sitiales más importantes en la estructura judicial (jueces, camaristas, cortesanos...), le van abriendo las puertas a sus familiares, amigos/as íntimos/as, cónyuges y demás...

De esa forma le otorgan a la estructura una “continuidad familiar” que a lo largo del tiempo responde a sus propios intereses.

Quien no conoce en Santa Fe –por ejemplo- que existen hijos/as; amigas/os íntimas/os; cónyuges y hasta familiares políticos de magistrados, que se encuentran ‘haciendo carrera judicial’; negarlo es ocultar la verdad. Y en este sentido, el Poder Ejecutivo, y el Poder legislativo, no puede mirar para otro lado. Tienen su responsabilidad directa.

Pero regresando al tema de padres e hijos y la referencia a los Rosatti, temenos que:

·         Horacio Rosatti (padre; foto izquierda) es el titular de la Corte Suprema

·         Rosatti (hijo; foto derecha) es Secretario de Juzgado Federal y aspira a convertirse en juez Federal.

En cuanto a la correlación de hechos que los involucra, tenemos primero:

·         Una denuncia anónima ante la justicia indicaba que Rosatti (padre) habría incurrido en “enriquecimiento ilícito”

·         En mayo de 2021 el fiscal Federal Gustavo Onel pidió el archivo de la causa

·         En junio de 2021, el juez Federal Reinaldo Rodríguez rechazo el pedido de archivo

·         El fiscal Onel apeló

·         El fiscal General Oscar Arrigo consideró que debía investigarse

·         En agosto 2021, la Cámara Federal rosarina confirmó el pedido del juez

·         Inmediatamente Rosatti (padre) recusó al juez (¡) por “animadversión y parcialidad” contra él y su hijo Emilio Rosatti (que era Secretario Electoral de dicho juez)

·         Hasta ese momento, Rosatti (padre) sumaba 4 fallos en contra (2 frenando el archivo y 2 rechazando la recusación)

·         Rosatti (padre) en su oposicionismo adujo –para apartar al juez- que había llevado adelante una denuncia contra su hijo. Frente a ello, la Cámara no le dio la razón y afirmó que Emilio Rosatti (hijo), que es “persona adulta y completamente diferenciable de su progenitor”

·         Lo expuesto por la Cámara es una demostración palpable de cómo Rosatti (padre) entiende que la justicia en un área ‘monárquica’, donde resultaría inviable el llevar a la justicia a un familiar directo (en este caso su hijo) de un hombre de la justicia (¡)

·         También es importante tener presente que Rosatti (padre) es el primer presidente de la Corte que recusa al juez que lo investiga; y el primero que apela ante la Cámara Federal de Casación Penal (en Comodoro Py), para buscar apartar de la causa al magistrado.

El segundo suceso es que:

·         En diciembre el presidente Alberto Fernández habló públicamente sobre la necesidad de impulsar una reforma en la justicia

·         Inmediatamente Rosatti (padre) habló en el programa Odisea Argentina, en clara respuesta, mostrando su poder y buscando –a la vez-, polarizar la situación sobre el tema, entre adherentes al presidente y defensores de la actual (impresentable) justicia. Vale agregar que el conductor del programa al que asistió es Carlos Pagni (grupo La Nación).

El tercer hecho se conoció en diciembre de 2020:

·         La abogada MVS denunció a Emilio Rosatti (hijo) por violencia de género

·         Ambos mantenían una relación sentimental, y ella habría descubierto a Rosatti en una infidelidad; lo que la motivó a finalizar la relación (aunque es secundario, o no tanto...) la 'tercera' en cuestión sería una mujer de la... justicia

·         La respuesta de Rosatti (hijo) –según la denuncia- fue la de reaccionar violentamente y se llevó sin autorización (de la madre) a la hija de ambos

·         Con la denuncia y lo colectado, el juez de Familia, Rubén Cottet, le prohibió a Rosatti (hijo) que se acercara a su familia (madre e hija)

·         Ante este grave hecho, el juez Federal Reinaldo Rodríguez (superior de Rosatti hijo), decidió despedirlo

·         Inmediatamente se conoció en pasillos de la justicia Federal y la Justicia santafesina que Rosatti (padre) intervino personal y directamente para intentar frenar la denuncia contra su hijo, a la vez que, impulsar una denuncia penal contra Rodríguez, para destituirlo

·         El rechazo de estas dos maniobras burdas y torpes, propias de quienes se consideran “dueños” de la justicia, generó inmediatas reacciones de oposición y rechazo

·         De esta forma, la causa contra Rosatti (hijo) avanzó y fue imputado por lesiones dolosas (Expte Rosatti, Emilio s. lesiones dolosas cuih: 21-08448726-8), a cargo del fiscal Ignacio Suasnabar. Mientras que la Cámara Federal rosarina desestimó la denuncia contra Rodríguez.

El cuarto suceso es:

·         Emilio Rosatti (hijo), en la madrugada del sábado 8 de enero 2022, en un control vehicular dio positivo en el control de alcoholemia (con 2,24, cuando el máximo es 0,5; o sea: 4 veces lo permitido)

·         En ese momento no se le retuvo el auto, sino que pudo ir a su domicilio manejando, escoltado por agentes policiales

·         Rosatti (hijo) no solo es el Secretario del Tribunal Oral en lo Criminal de Santa Fe, sino que está concursando el cargo de juez en el Juzgado Federal n° 2...

·         La titular de la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV) Antonela Cerutti, explicó que no le quitaron el auto porque su repartición "no tiene grúas, ni corralones, sino que trabaja en convenios con municipios y comunas. En el caso de que no haya una grúa en el operativo, la ley provincial de Tránsito plantea otras medidas cautelares"

·         Sintetizando: el estado provincial (policías) escoltó a una autoridad judicial nacional alcoholizada (¡)...

·         Es bueno recordar que, en menos de un año, Rosatti (hijo) dio 2 veces positivo en test de alcoholemia (la primera fue el 13-3-2021 con un positivo de 1,44 gramos de alcohol en sangre)

·         La ‘sanción’ a Rosatti (hijo) es de una multa de $ 50.000 y una retención de 36 días de su carné para conducir

·         Este sencillo suceso muestra la existencia de "una justicia para ricos y otra para pobres".

En síntesis, esta es la mejor muestra del estado de situación de la justicia argentina. No existe nada personal contra “zapatitos blancos” Rosatti (padre) ni contra Rosatti (hijo).

Sí es bueno tener presente que el primero ha tenido un recorrido fulgurante; de ser un silencioso abogado que ingresó a trabajar durante el ‘proceso de reorganización nacional’ en la Municipalidad santafesina, fue haciéndose espacio entre los cerradísimos grupúsculos de tres gobernadores (Víctor Reviglio, Carlos Reutemann y Jorge Obeid), para llegar a ser funcionario de Néstor Kirchner.

Tras alejarse de la función pública en cuyo lapso de tiempo rechazó propuestas de algún sector del peronismo (para ser candidato a intendente, a diputado nacional, a senador...), finalmente con un guiño de Reutemann se transformó uno de ‘los’ hombres de Macri, para aterrizar en la Corte...

En cuanto a su hijo Emilio, ya no es más aquél chico que andaba en bicicleta por el barrio sur santafesino a la hora de la siesta, ni el apocado alumno de la Escuela Sarmiento, con una madre ocupadísima tras ser eyectada a jueza... Lenta y progresivamente fue mutando para convertirse en un soberbio y autoritario hombre... de esta justicia.

No existe nada personal contra ellos; son ellos –en personas- los que tienen algo en común y en contra del grueso de la sociedad (se recomienda re-leer este artículo con el fondo musical de Joan Manuel Serrat interpretando: Algo personal...).