Lun. 16. Set 2019, Santa Fe - Argentina
Asia

AUTO-ESCÁNDALO MUNDIAL

AUTO-ESCÁNDALO MUNDIAL

No todo lo que brilla es oro...

MILANO-ITALIA  El presidente de Nissan Motor Co Ltd, Carlos Ghosn (64 años), fue arrestado por orden de la fiscalía de Tokio. Se le acusa de una presunta violación de la legislación sobre instrumentos financieros y del mercado de valores de Japón.
Ghosn también es presidente y director ejecutivo de la francesa Renault, y es sospechoso de haber subestimado sus propios ingresos en los balances financieros y había aceptado hablar voluntariamente con los fiscales.
Se trata de un empresario brasileño, con ciudadanía francesa, que estaba siendo indagado por presunta violación de las normas financieras.
La noticia ha causado tanto impacto, que rápidamente la automotriz japonesa informó que lo despediría de su cargo de presidente. Ahora han descubierto que habría usado dinero de la compañía para uso personal y cometido otras irregularidades graves. En el mismo camino se encuentra su director representativo Greg Kelly (quien al ser descubierto estaba cooperando con los investigadores).
Todo indicaría que por años, Ghosn y Kelly han estado comunicando importes de remuneraciones en los informes presentados a la Bolsa de Tokio que fueron inferiores a la cantidad real, reconoció Nissan Motor Co Ltd en un comunicado.
Este hecho ya golpeó a las acciones de Renault, que cayeron un 13% en París, situándose entre las de peor comportamiento en el índice europeo STOXX. A su vez, los títulos de Nissan que cotizan en Alemania perdían un 12%.
La noticia causó impacto y conmoción en Japón, donde Ghosn era muy bien considerado. Debe destacarse que en este país no es común que un ejecutivo extranjero ocupe cargo semejante. Se lo valoraba pues estaban convencidos que Ghosn había transformado a Nissan tras estar cerca de la bancarrota.
Este brasileño-francés, de
ascendencia libanesa, inicia su carrera en Michelin (en Francia); de allí es contratado por Renault. En 1999 se suma a Nissan (tras que Renault comprara una participación de control). Fue su presidente ejecutivo en 2001, manteniendo el cargo hasta 2017.
En junio, los accionistas de Renault aprobaron una remuneración de 7,4 millones de euros para Ghosn por 2017; y le pagaron como presidente ejecutivo de Nissan otros 9,2 millones de euros.